Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kim Kardashian, sin joyas y sin Pascal Duvier

Finalmente y contra todo pronóstico, Kim Kardashian acudió por la puerta de atrás a la fiesta de cumpleaños de su hermanastra Kendall Jenner, una celebración con casi más escoltas que invitados Kendall Jenner celebró el pasado miércoles una fiesta privada por su 21 cumpleaños a la que acudió su hermanastra, Kim Kardashian, sin una pieza de joyería y sin su guardaespaldas de confianza, Pascal Duvier. La celebridad entró al local por una puerta privada y flanqueada por tres policías fuera de servicio contratados específicamente para esa noche.
Finalmente y contra todo pronóstico, Kim Kardashian acudió por la puerta de atrás a la fiesta de cumpleaños de su hermanastra Kendall Jenner, una celebración con casi más escoltas que invitados
Kendall Jenner celebró el pasado miércoles una fiesta privada por su 21 cumpleaños a la que acudió su hermanastra, Kim Kardashian, sin una pieza de joyería y sin su guardaespaldas de confianza, Pascal Duvier. La celebridad entró al local por una puerta privada y flanqueada por tres policías fuera de servicio contratados específicamente para esa noche.
Fuentes cercanas a la esposa de Kanye West aseguran que cada uno de los miembros de seguridad cobró 100 dólares por cada hora de servicio. En la celebración solo había 20 invitados, incluidas Caitlyn Jenner, Scott Disick y la abuela MJ, la matriarca de la saga. Testigos mantienen que los miembros de seguridad del clan casi superaban en número a los convidados.
En las últimas horas se ha conocido la desvinculación profesional del escolta Duvier con la estrella televisiva, ausente la noche en la que la hija de Kris Jenner fue asaltada por un grupo de ladrones en un apartamento-hotel de París. Tras tres años encargándose de la protección de la empresaria de 36 años, Pascal ha dejado de trabajar para la familia debido a una revisión completa de la seguridad que rodeaba a la modelo.