Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Gomá lleva a escena la muerte del padre en 'Inconsolable': "Somos demasiado conscientes de lo poco que somos"

El Teatro María Guerrero abrirá sus puertas desde este miércoles 28 de junio a la obra 'Inconsolable', un texto del filósofo Javier Gomá que reflexiona sobre la muerte del padre y en el que Fernando Cayo da vida a ese hijo devastado que recita un monólogo "con aspiraciones de una experiencia de comunión".
Gomá ha reiterado que el texto (incluido en el libro 'La imagen de tu vida, de Galaxia Gutenberg, y que también fue publicado en periódico) incluye una cierta "dosis de autoironía", para lograr que sea "más convincente". "En el siglo XXI solo podemos acercarnos a temas elevados a través de esta autoironía, porque sino parece de otra época: somos demasiado conscientes de lo poco que somos", ha señalado.
El filósofo perdió a su padre en noviembre del año 2015 y, una vez superado ese "corrimiento de tierras", se puso a escribir un ensayo que "siendo personal, aspira a lograr un alto grado de comunión" con los lectores y espectadores. "No se pretende que el autor libere sus demonios, sino lograr una conmemoración colectiva ante el hecho misterioso de vivir, envejecer y morir", ha asegurado.
Bajo la dirección de Ernesto Caballero, Cayo recite este monólogo durante casi una hora y media ciñéndose a un texto que ha respetado prácticamente al completo el original. "Es el recorrido de una persona que cuenta su experiencia a toro pasado, pero sin caer en el sentimentalismo barato", ha defendido el actor.
EL TEATRO VS. FILOSOFÍA
"Es un texto luminoso cargado de sentido del humor, donde se invita al espectador a que proyecte sus propias experiencias", ha relatado Cayo, adelantando por ejemplo el inicio de la obra: el hijo que llega de la calle y entra al teatro "para ponerse a hablar como en el salón de su casa, con un grupo de amigos". El resultado es el de una "filosofía aplicada a lo cotidiano".
Gomá ha insistido en torno a esa idea de 'trasvase' entre el teatro y la filosofía que se produce con este texto. "Por un lado, el teatro obliga a hablar de temas que deben conmover con un estilo comprensible, alejado de algunos lugares de la filosofía con una jerga que esconde el vacío de contenidos. Por el otro, el teatro gana con la filosofía cierto saber de profundidad y conciencia", ha destacado.
LA LITERATURA MALEDUCADA
Por 'Inconsolable' --que estará en cartel hasta el próximo 23 de julio-- también planea otra idea que Gomá ha resaltado durante la rueda de prensa de presentación: la de la "literatura maleducada", de la que la obra trata de huir --aunque al final, con otro guiño irónico, reconozca que también podría estar influida por ese estilo--.
"Si nos preguntamos qué castellano hay que usar hoy, se da uno cuenta que el del siglo XXI afronta un gran problema: es difícil utilizar un estilo cuidado y que sea convincente y verosímil. El lenguaje cotidiano es vulgar y, si usas más de 500 palabras, tienes encima la guillotina del reproche de la pedantería", ha lamentado.
Así, 'Inconsolable' está escrito en un estilo "vulgar ilustrado", donde todas las palabras son "comprensibles". Ernesto Caballero ha recordado que el montaje tiene "un tono afable, cercano e íntimo" con una puesta en escena "esencial, similar a la de un auto sacramental y en el que el concepto de la sombra del padre es una constante", ha concluido.