Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jamie Bell, el actor de Billy Elliot, desvela el drama de su vida

El actor Jamie Bell ha crecido sin la presencia de un padre y no desea que la historia se repita con su prole. El intérprete británico concedió una entrevista a ES Magazine en la que habla sobre las dificultades de la paternidad y compartió con los lectores su propio drama familiar, ya que fue abandonado por su padre antes de nacer.
"Es difícil criar a un niño", señaló la estrella cinematográfica. "Es muy estresante. Requiere mucha atención. Tienes que sacrificar tu vida y algunas personas no quieren hacer eso. No es particularmente noble, pero pude comprobar que lo más fácil es quitarse de en medio", añadió el intérprete de 31 años.
Bell, que el pasado mes de julio contrajo matrimonio con la actriz Kate Mara, es padre de un niño de cuatro años, fruto de su primer matrimonio con la estadounidense Evan Rachel Wood, a la que conoció en el rodaje de Despiértame cuando septiembre termine y con la que estuvo casado dos años.
"Estoy haciendo esto (paternidad) porque nadie nunca me dio esa experiencia. No se trata de amar desde un lugar de ira porque eso es potencialmente devastador", admitió el inglés. Bell reveló que él y su expareja mantienen una buena relación por el bien de su hijo, cuyo nombre sigue siendo desconocido para el público.
"Como niños de padres divorciados, comprendimos muy rápidamente la importancia de mantener una buena relación", dijo Bell. "Creo que también es algo generacional, aprendimos de nuestros mayores que es mejor si tienes que compartir un espacio con alguien, para poder mirarte a los ojos".
El actor también habló sobre su relación con su esposa Kate Mara, de 34 años, a quien conoció en el set de Los Cuatro Fantásticos (2015). "Hubo una conexión instantánea, como si no conociéramos de siempre", señaló. "Era muy obvio que íbamos a casarnos", concluyó.