Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto Cervantes recuerda a Buero Vallejo en su centenario: "supo ver en la oscuridad de la posguerra"

El Instituto Cervantes acoge este jueves, 29 de septiembre, un homenaje al dramaturgo español Antonio Buero Vallejo, en el día en que se cumplen 100 años de su nacimiento, en 1916.
El director de la institución, Víctor García de la Concha y la viuda del escritor, Victoria Rodríguez, han protagonizado un acto en la sede del Cervantes, en el que la compañera de Buero Vallejo ha hecho entrega de una muestra del legado del dramaturgo: un bolígrafo, una pipa y la primera carta de amor que recibió de él, junto con una auto-caricatura realizada por Buero Vallejo, y una copia de la 'Ars Poética' de Aristóteles, subrayada por él mismo.
De la Concha ha recibido los objetos en nombre del Instituto Cervantes y los ha guardado en una la caja de seguridad 1516 del sótano de la sede, que permanecerá cerrada hasta el 29 de abril de 2050, cuando se conmemore el quincuagésimo aniversario de su fallecimiento.
"Supo ver en la oscuridad y en las tinieblas, supo escuchar y descubrir lo que era interesante en un un momento de palabras grandilocuentes y de propaganda y supo hablar en el silencio y todo ello, ese ver en la oscuridad, escuchar en el barullo y ese hablar en el silencio es lo que hizo de Antonio Buero una figura única en el teatro y en la cultura española", ha recordado el director del Instituto Cervantes.
De la Concha ha indicado que él conoció al dramaturgo, fallecido hace más de 16 años, cuando ingresó en la RAE, y ha señalado que el entonces académico Pedro Laín le dijo: "La academia es importante, primero porque es una institución noble, segundo porque se ocupa de un objetivo noble y tercero porque allí Antonio Buero, condenado a muerte por el Franquismo y cuya pena fue conmutada por algunos años de prisión, dialoga amistosamente con Torcuato Luca de Tena".
También ha recordado la "peculiar" trayectoria del dramaturgo, un hombre que "iba para pintor" y cuyo padre, militar, fue fusilado en Madrid por el Bando Republicano cuando se produjo el Golpe de Estado de 1936, pese a lo cual Buero Vallejo se unió a las filas del ejército leal a la República, razón por la cual sería más tarde condenado a muerte y, después, conmutada su pena por la de prisión.
Igualmente, dedicó su estudio a la investigación del teatro clásico, pese a lo cual fue, al mismo tiempo, "junto con esta fidelidad a la tradición sintió durante toda su vida el compromiso con el tiempo histórico que le había tocado vivir".
"Es el clásico por excelencia del teatro de la España de posguerra -- asegura De la Concha--. Sigue dictando lecciones de clasicidad, lecciones de buen ver, de buen oír, de buen entender, de buen comprender la realidad".
SU MUJER: "FUE UN HOMBRE EJEMPLAR"
La actriz y viuda del dramaturgo, Victoria Rodríguez, a sus 85 años, ha intervenido también durante la entrega del legado 'in memoriam' de su marido. Visiblemente emocionada, ha recordado a su marido como "un hombre ejemplar" a quien "trató de hacer feliz" y con quién tuvo dos hijos y "llevó una vida tranquila y normal" pese a la situación vivida durante la posguerra.
"Un par de veces fueron a buscarle, pero estaba en París y no pudieron llevárselo --ha recordado--. Doy las gracias sinceramente por este momento que me están haciendo pasar, que es bueno y es malo", ha concluido.
El legado de Buero Vallejo depositado en el Instituto Cervantes este jueves permanecerá guardado junto al de otros artistas, escritores y académicos en la cámara de seguridad del Instituto Cervantes hasta que se celebre el medio siglo de su fallecimiento.
Sin embargo, la institución continúa la conmemoración en el centenario de su nacimiento con una exposición y un acto para reunir a los actores que interpretaron sus obras y que le han sobrevivido, entre ellos Carlos Hipólito, Beatriz Carvajal, Natalia Dicenta, Concha Velasco y Juan Ribó.
Además, presentará un documental sobre el escritor y dramaturgo, autor de obras ya clásicas como 'Historia de una escalera', 'Las meninas', 'La ardiente oscuridad', 'Lázaro en el laberinto' o 'El sueño de la razón', obra esta última que el director del Instituto Cervantes ha destacado como una "alegoría de lo que es España y de lo que pasa en ella".