Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Helen Swedin y Genoveva Casanova, dos amigas muy bien acompañadas en el concierto de Alejandro Sanz

Como ya os hemos contado en CHANCE, ayer la ciudad de Madrid se iluminó gracias al concierto que ofreció Alejandro Sanz en el Baclaycard Center con su Tour Sirope Vivo. Una vez más, el artista consiguió colgar el cartel de 'no hay entradas' y entre los asistentes no faltaron famosos.
Entre la multitud de rostros conocidos que no se quisieron perder el concierto pudimos ver a una pareja de lo más enamorada y es que desde su reconciliación, José María Michavila y Genoveva Casanova no se han separado ni un momento. Como si de una pareja de adolescentes se tratase, la pareja cantó y siguió cada una de las canciones que el cantante interpretó sobre el escenario de lo más cariñosos.
La pareja estuvo muy acompañada por Luis Figo y su mujer Helen Swedin con los que demostraron tener un muy buena relación y es que durante todo el concierto estuvieron saltando, bailando, charlando y hasta haciéndose varias instantáneas con sus propios teléfonos móviles. A la salida los cuatro se encontraron con una gran multitud de fan que no les dejaban andar y es que a pesar de su retirada de los campos de juego, Luis Figo aún sigue levantando grandes pasiones entre los aficionados al fútbol.
En medio de una gran 'avalancha' de seguidores, el ex futbolista no dudó en fotografiarse con algunos de ellos pero finalmente los cuatro decidieron entrar en uno de los bares cercanos al Palacio de Deportes para evitar la presión de la gente. José María también contó con la compañía de su hijo mayor y es que, aunque el joven acudió al concierto con unos amigos, estuvo en todo momento muy pendiente de su padre.
Finalmente tras unos minutos de espera, los cuatro se subieron al mismo taxi para marcharse de regreso a casa no sin antes despedirse del hijo de Michavila que cogió minutos más tarde otro taxi con su grupo de amigos.