Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García Marquina, biógrafo de Cela: "En privado, Cela hablaba con elegancia y no usaba tacos"

Francisco García Marquina, autor de la biografía 'Cela, retrato de un Nobel' (Aache ediciones) y amigo personal del escritor, ha defendido este miércoles la figura del autor de 'La Colmena', un "gran fingidor" que en su conversación privada "hablaba con elegancia y no usaba tacos".
"Esa máscara de majestad bárbara tras la que se parapetaba, podía sospechar que era una fachada, porque aunque sus personajes y él mismo eran malhablados, en su conversación privada hablaba con elegancia y no usaba tacos", ha asegurado en una entrevista con Europa Press el biógrafo, coincidiendo con la inauguración de los Reyes de la exposición homenaje a Cela en el Instituto Cervantes.
Marquina ha explicado que su obra indaga en "la causa del olvido y la desestima" que ha sufrido la figura de Cela en los últimos años. "Teniendo en cuenta que en los años 90 era el personaje más popular y querido de España... me duele que sus detractores exhiban un falso retrato de Cela y por eso he escrito este libro, tratando de dar fe notarial de su persona", ha aseverado.
García Marquina ha señalado que "la mayor fuente de conocimiento" para escribir su biografía fue la convivencia con Cela a lo largo de 17 años --además de contar de consulta con la obra completa del escritor gallego, que "ocupa dos metros en la biblioteca"--.
LOS OTROS BIÓGRAFOS DE CELA
La primera edición de 'Cela, retrato de un Nobel' vio la luz en el año 2005 --Cela había muerto tres años antes-- y provocó un desencuentro con su viuda, Marina Castaño. "Espero que algún día reconozca que mi libro tiene un valor crítico y, que para ser creíble en los elogios es de rigor mostrar también las sombras del personaje", ha apuntado.
Preguntado por otras biografías, García Marquina se queda, entre otros, con el trabajo de Adolfo Sotelo, a quien considera "el mayor conocedor de la obra celiana", aunque también destaca la biografía "irreverente en la que subyace una admiración contrariada" de Tomás García Yebra.
"La biografía escrita por Umbral es impía pero no tan equivocada como puede suponerse por ese tono cruel. En realidad habría que pedirle cuentas por la halagadora defensa que hizo en vida de la persona y obra del Nobel. Respecto a la de Ian Gibson, es de escaso rigor y se nota la incompetencia de quien se atreve a biografiar a un contemporáneo con quien ni siquiera ha tenido trato", ha criticado.
UNA POPULARIDAD NO RECOBRADA
Tras reconocer que la "enorme popularidad" de la que gozó Cela en vida "decayó en los últimos años y no se ha recobrado", García Marquina repasa sus últimas publicaciones. "Las novelas que siguen a 'Cristo versus Arizona' fueron de mantenimiento y no aportaron nada nuevo ni mejor. 'Madera de boj' fue su última obra y a él le decepcionó el escaso entusiasmo con que fue recibida. Posiblemente porque lo que el público no quiso admitir es que no era una novela mala sino un excelente poema", ha destacado.
Respecto a los actos del centenario, ha aclarado que la publicación de 'La Colmena' con nuevos fragmentos es una versión que "nunca fue presentada a la censura ni su autor la consideró como la versión auténtica que hubiera puesto sobre la mesa en la época de las libertades. Era un texto marginal de un provocativo erotismo del que ni siquiera conservó copia", ha aseverado.
En cuanto al papel que ocupa Marina Castaño en esta celebración, ha indicado que los organizadores del centenario "siempre han dispuesto una silla por si tenía voluntad de acudir a los actos". "Su segunda esposa le amó, le acompañó, le cuidó y le hizo feliz, pero en el terreno literario fue solamente acompañante de una decadencia", ha concluido.