Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las dos patrias de Gabriel García Márquez despiden al escritor

El cuerpo del escritor colombiano Gabriel García Márquez será incinerado a petición de sus familiares, en un acto privado y no se realizarán más celebraciones fúnebres hasta el homenaje previsto para el próximo lunes 21 de abril en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Su país de nacimiento, Colombia, ha decretado tres días de luto oficial.

Así lo ha comunicado la familia a través de un comunicado que ha sido leído a los medios, a las afueras de su domicilio, por Jaime Abello, director de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, y María Cristina García Cepeda, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes.
No se permitieron preguntas y se aseguró que éste será, por ahora, el único posicionamiento que dé la familia, según ha informado el diario mexicano 'El Universal', que insiste en el deseo de las personas más cercanas a 'Gabo', como era conocido popularmente, de preservar su intimidad en estos duros momentos.
Hasta el momento se desconoce dónde descansarán finalmente los restos del escritor de origen colombiano, que llevaba décadas afincado en México.
Recordado en Colombia
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha decretado tres días de duelo nacional y ha instado a las instituciones públicas del país a izar la bandera a media asta en memoria del difunto premio Nobel, que será incinerado en una ceremonia privada, por petición de su familia.
Salud frágil
El pasado 31 de marzo, García Márquez fue ingresado de urgencia en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán, en México DF, "por un cuadro de deshidratación y un proceso infeccioso pulmonar y de vías urinarias".
Permaneció hospitalizado una semana en la que aprovechó para dar muestras de su buena evolución. Incluso llegó a pedir a los periodistas que estaban a las puertas de dicho centro sanitario que "fueran a hacer su trabajo", restando importancia a su estado de salud.
Sin embargo, los rumores de los últimos días sobre una posible recaída en el cáncer linfático, que le habría afectado a un pulmón, ganglios e hígado, de acuerdo con el diario mexicano 'El Universal', que citó fuentes propias, hicieron temer de nuevo por su salud.
En alusión a estos rumores, la familia del escritor colombiano admitió el pasado lunes que su salud "era muy frágil" y que "existían riesgos de complicaciones de acuerdo a su edad", pero subrayó que estaba estable.
MDSPGL20140417_0010