Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Mapfre muestra el canto a la "parisina moderna" de Renoir en una exposición

La pintura 'Bal du Moulin de la Galette' regresa a Barcelona 100 años después
La Fundación Mapfre mostrará a partir del sábado y hasta el 8 de enero el canto a la "parisina moderna" y al ideal de la mujer del pintor francés Pierre-Auguste Renoir en una exposición de 70 obras, la mayoría de las cuales proceden del Museo d'Orsay y Orangerie, encargado del comisionado.
Lo han explicado en rueda de prensa el director del Área de Cultura de la Fundación y también comisario, Pablo Jiménez Burrillo, y el comisario y conservador del Museo d'Orsay, Paul Perrin, que han explicado el desembarco de grandes obras maestras del pintor en la capital catalana para contar la historia de la evolución de la mujer en las pinturas del artista.
'Renoir entre mujeres. Del ideal moderno al ideal clásico. Colecciones de los museos d'Orsay y de l'Orangerie' recorre en diez secciones la evolución de la pintura de Renoir, que es conocido solo como pintor impresionista, cuando en realidad solo dedicó de pleno 10 de sus 50 años de vida artística a este movimiento.
Pese al gran interés del artista por la feminidad en sus obras, "nunca se había planteado una exposición con las mujeres como hilo conductor", ha destacado Jiménez, a lo que Perrin ha constatado la complejidad y coherencia del artista que a lo largo de su carrera experimenta un cambio del ideal de mujer.
Al principio se interesó por la parisina moderna, que se vestía a la última moda y participaba de otra forma en la vida social: "Nos pinta a una mujer moderna y feliz, y ofrece un canto a la armonía ciudadana", ha dicho el comisario español.
La palenta vibrante y luminosa de Renoir se hace patente en las diferentes obras que componen la exposición, y entre las que destacan obras maestras como 'Bal du Moulin de la Galette', que solo ha salido cinco veces de Francia, así como también 'Las bañistas' --última obra del pintor y considerada un testamento pictórico--.
Jiménez ha destacado el regreso a Barcelona de la pintura del Molino de la Galette, a las puertas de cumplirse los 100 años de su exposición en la capital catalana en homenaje a los pintores franceses modernos Paul Cèzanne, Edgar Degas, Édouard Manet, Claude Monet y Alfred Sisley, además de Renoir, entre otros.
Santiago Rusiñol y Ramón Casas fueron los principales impulsores de la exposición abierta el 23 de abril de 1917, y es que de hecho ambos artistas catalanes vivieron en el Moulin de la Galette, y de ellos se recogen también obras relacionadas con el pintor francés.
DIÁLOGO CON PICASSO
Las obras de Renoir (1841-1919) también dialogan con pinturas de Pablo Picasso, muy interesado en la última fase del francés en que éste vuelve al Renacimiento y a lo clásico para enmarcar a la mujer desnuda en la naturaleza.
El comisario francés se ha mostrado contento de que la exposición brinde la posibilidad de "crear una nueva tensión entre las obras de Renoir" con Camille Corot -inspiración para Renoir-- y Pierre Bonnard, además de Picasso, Casas y Rusiñol.
40 OBRAS DE RENOIR
De las 70 obras de la exposición, en que también hay alguna escultura de Renoir, 40 son del pintor francés, y algunas proceden también de coleccionistas privados catalanes.
A lo largo de su dilatada carrera, Renoir pintó a su esposa, a sus amantes, a sus amigas, también a modelos profesionales, a muchachas de la calle, actrices y grandes burguesas, y es que la mujer fue siempre el principal tema de inspiración del artista.
Acusado de ser misógino al final de su etapa artística por parte de algunas corrientes del siglo XX, Perrin ha asegurado que la visión de Renoir de la mujer "no es conservadora" en ningún caso, y que su máxima obsesión era el de buscar la integración perfecta del cuerpo en el paisaje al final de su vida.