Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entidades de gestión y el sector tecnológico tendrán un mes para pactar precios tras la entrada en vigor del canon

((Esta noticia amplía la información ofrecida anteriormente sobre el mismo tema)) Cineastas, músicos y escritores aplauden la intención de volver al canon digital aunque piden "verlo por escritor" en una nueva Ley
((Esta noticia amplía la información ofrecida anteriormente sobre el mismo tema))
Cineastas, músicos y escritores aplauden la intención de volver al canon digital aunque piden "verlo por escritor" en una nueva Ley
Las entidades de gestión y las asociaciones que representan mayoritariamente a las empresas fabricantes de equipos y aparatos que asumirán la compensación por copia privada dispondrán de un mes para pactar las cantidades a pagar por este concepto, tras la entrada en vigor del Real Decreto-Ley que regula el nuevo canon digital.
Así lo recoge el nuevo borrador del texto al que ha tenido acceso Europa Press y que actualiza las condiciones del nuevo modelo que están negociando diferentes agentes del sector cultural y tecnológico, junto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
El documento recoge que, de no ponerse de acuerdo, ambos tendrían la posibilidad de reclamar la intervención de la Sección Primera de la Comisión de Propiedad Intelectual como arbitraje. En este caso, esta sección dispondría de un plazo máximo de instrucción y resolución de cinco meses desde la admisión a trámite de la solicitud.
Este borrador actualiza la disposición transitoria para regular los precios de la compensación equitativa por copia privada. El último texto conocido antes del actual sí incluía una lista de cantidades que deberían abonar los fabricantes de distintos aparatos y que podría ser orientativa para negociar los precios finales.
De hecho, fuentes del sector han recordado a Europa Press que ese modelo de precios se basa en la última orden ministerial que puso precio al canon digital en el año 2008. En la lista se contemplaba un coste adicional de 1,1 euros para los móviles o 12 euros para los discos duros, entre otros.
Estas mismas fuentes han resaltado que lo que tendrá que abordarse a partir de ahora serán principalmente formas de copia privada que no había en ese momento y que a día de hoy son "objetos de discusión", tales como el almacenamiento en nube, las tabletas u otros tipos de dispositivos como los smartphones.
Así, el anterior borrador únicamente hablaba de teléfonos móviles "con funcionalidad de reproducción de fonogramas, videogramas y textos". Asimismo, también hay otro apartado para dispositivos portátiles "reproductores de fonogramas, videogramas o de otros contenidos sonoros, visuales o audiovisuales", que tendrían un coste adicional de 3,15 euros por unidad.
La lista de precios también incluía los CDs (sean o no regrabables) con un coste de compensación por copia privada de 0,17 euros por unidad y los DVD por 0,44 euros la unidad. Las memorias USB estarían gravadas con 0,30 euros la unidad y equipos (de menos de 17 kilos) con capacidad para copia, impresión, fax o escáner, con 7,95 euros la unidad.
VUELTA AL MODELO DE 2008
Cineastas, músicos y escritores han aplaudido la intención, expresada en el primer borrador de la nueva norma que modificará la regulación de la propiedad intelectual, de regresar a un modelo de canon digital similar al que se aprobó durante la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.
Aún así, se han mostrado prudentes a la hora de celebrarlo porque quieren verlo "por escrito" en una nueva ley aprobada en el Parlamento. "Por ahora hay solo palabras y las palabras se las lleva el viento", ha recordado en declaraciones a Europa Press la escritora Paula Izquierdo.
De hecho, el músico y compositor Nacho García Vega ha hecho hincapié en la importancia de que el nuevo canon se cargue a las empresas tecnológicas, porque "son las que se benefician" de la piratería, al ser las que venden los soportes y dispositivos que se emplean para realizar las copias.
"Es importante y justo que lo paguen quienes se están beneficiando de ello", ha explicado. Sin embargo, se ha mostrado "prudente" porque, pese a que la imposición del canon a estas empresas, a su juicio, no les supondría un gran perjuicio, cree es un sector "muy poderoso" y con gran influencia, de modo que cree posible que se frene un intento de aplicarles el canon a ellas.
"EL DAÑO" DE LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS
El actor Emilio Gutiérrez Caba ha alertado sobre la posibilidad de que las empresas tecnológicas "se nieguen" a que se les aplique el impuesto. "Por ahora, al Gobierno le han dado un varapalo y no sabemos lo que se va a hacer. Además, el daño hecho los últimos cuatro o cinco años no lo va a pagar nadie", ha indicado el actor.
En todo caso, el cineasta Imanol Uribe ha subrayado que el borrador publicado por ahora indica que "está volviendo la razón" al debate sobre la propiedad intelectual al orientarse a que sean las empresas tecnológicas quienes paguen el canon, en tanto que "sacan beneficios muy sustanciosos" de la difusión de la cultura por medios digitales.
"Ahora es tan fácil piratear que muchas veces está la película en Internet y no te ha dado tiempo ni a recuperar el dinero para hacer otra película --se lamenta, por su parte, el guionista y director de cine Benito Zambrano--. Somos un país con una larga tradición de no proteger nuestra cultura, pero luego todo el mundo quiere leer libros, escuchar música, ver películas e ir al teatro."
Todos estos artistas coinciden en que el sector cultural "está entre la espada y la pared" y señalan que la eliminación del canon durante los últimos cinco años ha provocado importantes consecuencias en el sector, reduciendo la capacidad de las productoras para invertir en promoción de sus películas, libros y discos y mermando las cantidades que reciben las sociedades de gestión de derechos de autor para compensar el trabajo de los artistas.