Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enrique Ponce vuelve a hacer historia abriendo la puerta grande de Las Ventas

El diestro Enrique Ponce, cuya plenitud parece no agotarse nunca, ha demostrado en Madrid su indiscutible talante como figura del toreo, abriendo la puerta grande de Las Ventas por cuarta vez en su consagrada trayectoria profesional.
Un torero que, con más de 30 años en la profesión, confiesa que aún no ha alcanzado el sueño de cuajar la faena perfecta, esa que, posiblemente, le sacie el alma de tal manera que le pudiera llevar a escribir el epílogo de una trayectoria sin parangón.
Casi treinta años después, concretamente 28 más tarde, el valenciano Enrique Ponce vuelve a salir en volandas por ese quicio soñado de la gloria, calle Alcalá arriba. Una tarde de magisterio, en la que el de Chiva ha paseado una oreja de cada uno de sus toros.
Su compañero y amigo Javier Conde corrió a su encuentro tras serle concedido su último trofeo, subiéndole a hombros y dando la tan merecida vuelta al ruedo. Antes de cruzar la tan deseada puerta grande, los matadores se fundieron en un sentido y emocionado abrazo. A continuación fue recibido en loor de multitudes por decenas de seguidores que quisieron felicitarle por su maestría en los medios.