Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compañías teatrales de todo el mundo se citan en el Festival de Títeres 'Quiquiriqui'

Seis compañías teatrales, entre ellas tres internacionales procedentes de Francia, Israel y Dinamarca, participan en el Festival de Títeres 'Quiquiriqui' del Centro Lorca de Granada el cual da comienzo el 23 de septiembre con la compañía catalana Pèlmanec que presentará una versión de la obra de Molière 'El ávaro', destinada a un público mayor de ocho años.
Esta nueva propuesta cultural ha sido presentada este lunes por la concejala de Cultura, María de Leyva, quien ha subrayado que "en los títeres nos amparamos como en la sombras de Platón, para ver pasar nuestras vidas interpretadas por estos artistas de madera, tela y cuerda que nada nos piden, pero que si se les pinchan son capaces de sangrar".
Los próximos sábado y domingo tendrán lugar sendas representaciones de títeres para adultos a cargo del israelí Ariel Dorón y de la compañía murciana Onírica Mecánica.
La programación se completa el fin de semana siguiente con los granadinos Siesta Teatro, que ofrecerán el viernes 30 de septiembre un espectáculo de títeres para mayores de siete años y con las actuaciones para adultos que llevarán a cabo Théâtre de la Massue (Francia) y Sofie Krong (Dinamraca), los días 1 y 2 de octubre.
La edil de Cultura ha destacado en el Centro Lorca que este festival está auspiciado "por la sabiduría y experiencia" de la compañía granadina Etcétera que, liderada por Enrique Lanz y Yanisbel Martínez, "recoge directamente el trabajo de investigación y desarrollo de la escenografía aplicada al teatro de marionetas de Hermenegildo Lanz".
En este sentido, ha recordado que ya en el 1923, Federico García Lorca, Manuel de Falla y Hermenegildo Lanz iniciaban desde la casa de los padres de Federico, la "era del títere moderno" como una experimentación del teatro de vanguardia que se encargaron de mostrar al mundo a través de la prensa nacional.
"Estos días, el Centro Lorca acoge una de las pasiones creativas de Federico, el títere y su capacidad de evocación de las más altas gestas de la literatura, mediante un espacio y un atmósfera especial que solamente puede aportar la intimidad del teatro de marionetas", ha concluido Leyva.