Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coixet rueda en Argentona una "fábula sobre el poder" con Patricia Clarkson y Bill Nighy

La directora de cine barcelonesa Isabel Coixet rueda en Argentona (Barcelona) las últimas secuencias de la "fábula sobre el poder" 'The Bookshop' basada en la novela homónima de Penélope Fitzgerald, cinta con un reparto internacional integrado por Emily Mortimer, Patricia Clarkson y Bill Nighy.
"Me gustan mucho las librerías", ha explicado Coixet a los periodistas, y ha añadido que en el fondo yace una historia de mezquindad y maldad hacia aquellos que tratan de hacer cosas diferentes al resto.
Coixet ha señalado que conforman el corazón de la historia el poder y el cómo se pueden manipular las leyes cuando se tienen conexiones, todo ello de la mano de una novela con la que se sintió "muy identificada".
EN CUALQUIER COMUNIDAD
"Es una historia que puede pasar en cualquier comunidad y en cualquier momento", ha dicho Coixet, convencida de que cuando alguien tiene el poder se ocupa de ejercerlo.
Con 3,4 millones de euros de presupuesto, el montaje es una producción de de Green Films Aie, Diagonal TV, A Contracorriente Films y Zephyr Films, y, ambientada en una ciudad inglesa en los años 50, narra la historia de Florence Green, una mujer alegre y decidida a abrir una librería, proyecto que sembrará ciertas resistencias en su entorno.
Tras el rodaje de unas secuencias en Belfast (Irlanda del Norte), un palacete de Argentona ha tomado el relevo como escenario de la película con la presencia de Clarkson y Nighy --quien ha declinado hacer declaraciones--.
Clarkson ha asegurado en una entrevista de Europa Press que su personaje se siente "dueña del pueblo", y aunque ama el arte y la cultura, desea la librería fuera de allí.
Sobre su relación cinematográfica con Coixet --con la que ha rodado 'Aprendiendo a conducir'-- y con Barcelona --con 'Vicky Cristina Barcelona'--, ha asegurado es una historia de amor: "Barcelona es accesible y muy tangible, más que Madrid. Barcelona es cálida, y sexy", ha añadido.
De Coixet ha ensalzado que siempre quiere aprender y que para ella es "como familia", además de asegurar que es muy cercana y maleable, así como una romántica.
Próximamente rodará junto a Isabel Coixet la película 'Light on a broken glass', un proyecto todavía en estado prematuro.