Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las celebrities se apuntan a la moda de adelgazar por las venas

Las celebrities se apuntan a la moda de adelgazar por las venasInformativos Telecinco

Las dietas han quedado atrás dando paso a las inyecciones de vitamina. Lo último en dietas exprés es dedicar la hora de la comida a inyectarse cócteles `beauty'. Muchas celebrities se apuntan a esta tendencia pero los expertos alertan del peligro que supone para la salud.

Según la revista Grazzia, Rihanna ha publicado en twitter su estrategia de 'operación bikini', adjuntando una foto de unas agujas que atravesaban sus venas.
Pero esta práctica ya existía. La sustitución de los sólidos por un goteo de vitaminas intravenosas ya era algo habitual en Hollywood, cuando los showrooms empezaban a repartir modelazos para los Oscar y alguna veía que la cremallera cerraría mejor con unos centímetros menos... , según Grazzia.
Cuentan desde Estados Unidos que, aprovechando la hora de (no) comer, muchas hacen fila en el spa situado en el ático del Hotel Delano (Miami) para recibir su dosis de Booster ILN Drip, una mezcla de vitaminas, minerales y antioxidantes que busca favorecer la pérdida de peso y la eliminación de líquidos sobrantes.
Y es que esta nueva práctica abre un nuevo frente en los tratamientos lunch time. Se le presupone una ventaja: además de no probar bocado, se estimula el metabolismo para perder peso rápido. Hay muchos que no sostienen esta teoría. "Es una tontería poner en riesgo la salud cuando la pérdida es muy rápida, y se recupera con la misma velocidad", aclara la doctora Paula Rosso, responsable de Nutrición de la Clínica Corporal M+C a la revista Grazzia.
Como todos estos milagros adelgazantes, es hambre para hoy y pan para mañana. Porque el apetito continúa ahí. Y aunque sus defensores alegan que la falta de vitaminas es peor; el problema está en que puede hacer que te lances en plancha a devorar azúcar y cafeína, algo que, con este chute extra estaría controlado. Cierto o no, tampoco es la panacea. Ni tampoco inocuo. Te buscas una flebitis, una sepsis ¡o hasta un shock anafiláctico!, concluye la experta a la revista Grazzia.