Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Azul: "Todavía creo en la parte romántica de Eurovisión"

La Casa Azul estará el próximo viernes 28 de julio en el Low Festival en Benidorm presentando parte de su nuevo disco, 'La gran esfera', junto con sus anteriores trabajos, con un nuevo espectáculo en el que el artista reconoce sentirse "más feliz".
"Han pasado más de 20 años desde el inicio del grupo y ahora estoy más feliz que nunca en el escenario, me noto acompañado. Me gusta estar en el estudio porque es mi disciplina artística, pero he aprendido a lidiar con el directo: tiendo a rodearme de gente y a no darle tanta importancia", ha explicado en una entrevista con Europa Press el músico detrás de este grupo, Guille Milkyway.
Precisamente, en esa mirada al pasado, Milkyway ha recordado su paso por el concurso que daba acceso a representar a España al Festival de Eurovisión (en el año 2008 con la canción 'La revolución sexual'). "Es que creo mucho en la parte romántica de Eurovisión, en las canciones redondas y en la parte arrolladora de la música pop. Esto hay países que lo tienen claro y otros no", ha señalado.
El músico no ha analizado el papel de España en el festival en los últimos años, pero sí ha desarrollado su visión de lo que debería ser este concurso. "Hay que sonar claramente contemporáneo. Es cierto que todo ha cambiado: antes Eurovisión era un adelanto de las tendencias, al año siguiente todas las canciones comerciales eran como las del festival, mientras que ahora es al contrario. Ha dejado de tener ese punto de creador de tendencia", ha lamentado.
Respecto a su nuevo álbum, del que solo se conoce el adelanto 'Podría ser peor' y del que se irán conociendo sus temas a lo largo del año (también interpreta en directo 'La gran esfera'), Milkyway ha reconocido que tiene coherencia respecto a 'La revolución sexual' y 'La polinesia meridional', formando una especie de "trilogía".
"Cierro con este disco una etapa, con conceptos recurrentes que une a los tres álbumes", ha apuntado, señalando la importancia del amor (o desamor) en sus letras. "Vivo sentimientos muy básicos: el miedo, el amor, la esperanza o el futuro, que son los motores de la vida. Si hablo mucho de mi en las canciones es porque no sé hacer otra cosa", ha explicado con humor.
AMOR Y POLÍTICA
En cualquier caso, no cree que la madurez artística tenga que venir asociada a letras específicamente políticas, por ejemplo. "No creo que sea muy distinto a hablar de amor: no llegar a fin de mes te puede provocar un miedo parecido a que te deje la persona a la que quieres. Al final, todo se reduce a la ansiedad", ha añadido.
Quizás esa idea de "ligereza" pesa sobre su música, aunque las letras tengan una importante carga pesimista. "Es verdad que la gente que te oye de fondo piensa que soy un ser ligero que deambula por la vida, y no me parece mal, es lo que transmite la música. Pero cuando escribo, trato de desquitarme de mis miedos y llevarlo al extremo: es un proceso liberador", ha indicado.
EL TRAP Y LA JUVENTUD
Con numerosas influencias, Milkyway no rechaza otros géneros actuales como el 'trap', si bien atendiendo más a "la parte musical". "En realidad, es una evolución del hip hop americano hecho a base de cajas, es un sonido del siglo XXI pero ya llevamos 20 años con él, aunque en España haya llegado ahora", ha apuntado.
En cualquier caso, recela de "la moda" de apuntarse a reivindicar este género, en especial desde los medios. "Se ve como un movimiento juvenil sobre el que hay que interesarse y hacer un esfuerzo. Eso es peligroso, si a una persona de quince años le gusta algo, no hace falta que lo entiendas. Hay cierto interés de no perder la juventud a través de experiencias culturales", ha concluido.