Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arquitecto Carlos Rubio, sobre la rehabilitación del Prado: "No tiene sentido convertirlo en un museo de sí mismo"

El arquitecto Carlos Rubio, que ha ganado el Concurso Internacional junto a Norman Foster para la rehabilitación del Salón de Reinos del Museo del Prado, ha asegurado que no va a conservar el edificio "tal y como era en el pasado", ya que, en su opinión, "no tiene ningún sentido convertirlo en un museo de sí mismo".
Así lo ha manifestado durante su participación en la XVIII edición de los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), en el marco del curso 'El Palacio del Buen Retiro y el Museo del Prado: historia, arte y patrimonio', dirigido por la profesora de Historia Moderna de la URJC, Isabel Enciso.
Para Rubio, trabajar con Foster y con el Prado es un "enorme privilegio", y ha subrayado que el proyecto busca "abrir el museo a los ciudadanos" y mostrar la "importancia" que tuvo el edificio en el pasado, "conservando siempre la historia".
En referencia a las distintas modificaciones arquitectónicas que ha sufrido el Salón de Reinos, Rubio ha destacado que han analizado qué partes deben "conservar e interpretar", y qué elementos pueden incorporar para darle "una nueva vida al edificio".
El arquitecto no ha fijado ningún plazo para la fecha de ejecución de la rehabilitación, pero ha afirmado que los trabajos se iniciarán "cuanto antes".
Por su parte, el catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, Fernando Checa ha apuntado que el proyecto de Foster y Rubio "respeta las partes esenciales, el espíritu del edificio y lo moderniza", pero ha advertido que teme que la rehabilitación del Salón de Reinos quede "despegado del edificio Villanueva". "No me gustaría que se convirtiera en algo paralelo al museo, independientemente del Prado", ha concluido.