Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Lozano desvela un encuentro sexual con Lydia Lozano a espaldas de Charlie

Anoche Carlos Lozano volvía a acudir al plató de Sálvame Deluxe, en esta ocasión para someterse a un PoliDeluxe, que una vez más ha convertido a Lydia Lozano en la gran damnificada de la noche. El presentador se sometió a los cables de Conchita para responder a ciertas incógnitas respecto a su vida, a los concursantes de la primera edición de 'Operación Triunfo', Mónica Hoyos y las colaboradoras de Sálvame.
Carlos participo como colaborar en el programa 'Con T de Tarde' presentado por Terelu y a la pregunta si tuvo algo con la hija de María Teresa Campos respondió que no y aunque el polígrafo le dio la razón confesó que siempre se ha sentido muy atraído por la malagueña y que durante mucho tiempo fue la protagonista de sus sueños más calientes "Me encantan las mujeres que visten sexy".
El presentador de 'Granjero busca esposa' también consiguió ruborizar a María Patiño, tras declarar que es otra de las mujeres que formar parte de su imaginario más caliente. "Tiene unas piernas preciosas y me encanta como las abre y cierra" confesaba Carlos mientras María se mostraba más que encantada.
Pero a quien no le hicieron tanta gracia las palabras de Carlos fue Lydia Lozano. Ante la pregunta de si se había sentido atraído sexualmente por la que fue su amiga, Carlos respondió que no y el polígrafo determino que mentía, momento que el invitado aprovecho para confesar por lo bajo que había tenido un "aquí te pillo, aquí te mato" con la colaboradora un día que su marido no se encontraba.
Lydia no tardo en negar el testimonio de Carlos, tras llevarse un buen sofocón. Una vez más se especula con que la periodista habría sido infiel a Charlie, aunque todavía nadie ha demostrado pruebas contundentes.