Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CaixaForum de Barcelona recorre el "mundo metafísico" de De Chirico en su mayor retrospectiva en España

El CaixaForum de Barcelona recorre el "mundo metafísico" del artista Giorgio de Chirico en la mayor retrospectiva dedicada al maestro italiano en España, que muestra 142 óleos, dibujos y litografías que hacen parada en todas sus fases creativas y que formaban parte, en su mayoría, de la colección privada del artista.
Lo han explicado el presidente de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico, Paolo Picozza, y la directora general adjunta de la Fundación Bancaria La Caixa, Elisa Durán, este martes en la presentación de la muestra, que inicia periplo en Barcelona, y viajará a Madrid, Zaragoza y Palma de Mallorca.
'El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad' se podrá visitar entre este miércoles y el 22 de octubre en la capital catalana, y es la última exposición de la temporada del CaixaForum, así como su principal apuesta para la temporada estival.
Picozza, que persiguió falsas obras como abogado del artista, ha relatado que De Chirico visitó por primera vez España en 1929 ó 1930 por cuestiones amorosas --según la rumorología--, que le llevaron a visitar el Museo del Prado y admirar a Velázquez, Rubens y Goya.
Ha citado a Pablo Picasso y a Giorgio de Chirico como los artistas más importantes del siglo XX, ambos mediterráneos y admiradores mutuos, y ha remarcado que el italiano era un "inconsciente trastornado, pero imperturbable", y si Picasso representó la historia, De Chirico lo hizo del tiempo presente.
Estructurada de forma cronológica a la vez que por unidades temáticas, la exposición empieza con los retratos y autorretratos cultivados a lo largo de la vida artística de De Chirico, y que evolucionaron a lo largo de su carrera.
Los interiores metafísicos, composiciones en los que la perspectiva acelerada implica elementos arquitectónicos de la estancia, constituyen la segunda parada de la muestra, en que De Chirico reflexiona sobre la habitación y el binomio interior-exterior.
La plaza de Italia es el tema principal y más conocido del arte metafísico, y nació en Florencia en 1910 como resultado de una revelación que Giorgio de Chirico plasmó en el cuadro 'El enigma de una tarde de otoño' y que dio paso a la creación de los característicos maniquís del artista, que protagonizan el tercer ámbito.
Le siguen los ámbitos de los 'Baños misteriosos', 'Historia y naturaleza' y 'El mundo clásico y los gladiadores' ha explicado el Picozza, que ha significado que la exposición muestra obras poco vistas como dibujos, litografías y las pocas esculturas que De Chirico realizó a partir de 1940 en terracota y entre 1968 y 1979 en bronce con tiradas limitadas.
INFLUENCIA EN EL SURREALISMO
Duran ha subrayado la contribución de De Chirico a la hora de "modelar la sensibilidad contemporánea", su conexión con el gran público, su categoría de creador universal y la influencia de su estética metafísica en el surrealismo de André Breton, Salvador Dalí y Paul Éluard.
Se trata de "un artista que no se deja encasillar en una estética o movimiento", ha dicho Duran, que ha resaltado la libertad con la que pinta, dibuja y escribe, lo que le acerca mucho a la sensibilidad contemporánea.