Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Banderas: "Nicole no pertenece a mi profesión y eso se agradece"

Antonio Banderas ha viajado a España para presentar la nueva colección de Viceroy, firma de la que es imagen desde hace años, y ha aprovechado para hablar de su trabajo como actor, director y empresario al frente de Antonio Banderas Design. Junto a él se encontraba su novia Nicole Kimpel que siempre viaja con el actor y que se ha convertido en su más firme apoyo para cualquier proyecto que quiera emprender y a Banderas no le faltan nunca iniciativas.
CHANCE: Definitivamente el mundo de la moda te ha conquistado.
Antonio Banderas: En el mundo del perfume llevo casi ya 20 años y eso me ha permitido entender cómo se mueve este tipo de industria porque yo no sólo he puesto mi imagen y mi nombre al servicio de determinado producto, sino también mi capacidad de trabajo. En cuanto a la moda traté de realizar un sueño, que ya venía gestándose en mi cabeza desde hacía tiempo y es la creación de una empresa, que le pusimos el nombre de Antonio Banderas Designs pero para ello tras analizar varias opciones opté por la que yo creía que era la mejor universidad para el estudio de diseño de ropa porque había que dotar al proyecto de credibilidad. No ha sido fácil llamar a la puerta de una universidad con 55 años llamándote Antonio Banderas y que te reciban.
CH: ¿Eres buen estudiante?
A.B: Sí, no lo era pero supongo que porque no tenía un objetivo claro cuando estudiaba mis estudios regulares. Si estudiaba mucho el teatro que era lo que me interesaba, pero cuando algo te interesa mucho no te cuesta trabajo.
CH: Supongo que no es fácil situar en el mercado una empresa nueva con tanta competencia.
A.B: Yo llegué a Los Angeles con una mano delante y otra detrás, con muy poca ayuda y con mucha gente diciendo que estaba loco de meterme en un mercado muy competitivo pero no he intentado meterme en el mundo del lujo porque me hubiera estrellado desde el principio. Nosotros tenemos que encontrar un producto de gran calidad con un precio muy popular, muy competitivo porque Inditex ha cambiado completamente el mundo de la moda, la ha democratizado, porque te da calidad y precios muy asequibles y eso se ha trasladado a todo el terreno de la moda.
CH: ¿En qué te inspiras?
A.B: Yo soy una persona mediterránea y eso lo convierto en mi biblia. Los azules marítimos, los blancos... Hay una serie de colores y de formas muy claras en mi cabeza.
CH: ¿Acabaremos olvidándonos del Antonio Banderas actor y verlo convertido en un Antonio Banderas diseñador?
A.B: No voy a abandonar mi profesión, todo lo contrario porque además estoy en un periodo de mi vida en el me gustaría convertir mi profesión en lo que fue en un principio: mi hobby. Hay un montón de reflexiones e ideas que estoy escribiendo y quiero llevar a la pantalla desde detrás de la cámara. Quiero volver a dirigir pero quiero hacerlo desde un espacio de libertad absoluta y para que eso ocurra así necesito financiar mis propios proyectos.
CH: ¿Cómo está tu ojo y cuéntanos qué te pasó?
A.B: Me partieron la cara, pero rodando me ha ocurrido muchas veces. He tenido muchos problemas físicos haciendo películas pero no tenía twitter y en esta ocasión lo hice porque la gente piensa que vivimos en una alfombra roja, rodeados de una especie de burbuja, de glamour pero no es así. Hemos rodado muchas noches, hace mucho frío en Bulgaria y nos hemos dado mucha caña. Es una película de acción y fue un puñetazo, estábamos en un sitio muy oscuro, yo estaba intercalado entre un coche y un actor y los focos del coche lo cegaron y no supo medir la profundidad. Lo teníamos estudiado coreográficamente, los puñetazos siempre se tiran hacia un lado, muy cerca, tanto que muchas veces notas el roce, pero esta vez fue directo, y es verdad, se ven las estrellas.
CH: Te vemos también acompañado por Nicole, la vuestra es una relación bastante consolidada, no sé si ¿os planteáis pasar por el altar?
A.B: No, estamos muy bien como estamos. Como dijo Mario Benedetti "no me hace falta firmar cien papeles para amar".
CH: ¿Pero porque ahora vives la relación a fuego lento?
A.B: Depende de la hora del día. Nos llevamos a fuego lento y, a veces, el fuego se anima un poquito. Estoy muy contento y ella es una persona que no pertenece a mi profesión, lo cual se agradece. He estado casado con dos actrices y ha estado muy bien pero también es más complicado. Ella ve todo lo que me pasa en mi vida en shock, descubre muchas cosas porque siempre ha visto todo como espectadora y lo vive con mucha fascinación.
CH: ¿Qué te ha aportado a ti estar con una persona que está fuera del start system?
A.B: Ella forma parte también de Antonio Banderas Designs como asesora financiera porque tiene estudios de finanzas en EEUU y eso me aporta a mi la posibilidad de entenderlo todo desde el punto de vista de las finanzas, me da mucho orden. Pero después es una persona muy calmada, yo soy una persona muy nerviosa y me muevo impulsivamente y ella como que contrarresta todos esos impulsos.
CH: ¿Qué te parece el resultado de las elecciones en EEUU?-
A.B: El resultado de las elecciones norteamericanas hay que enmarcarlo dentro de una especie de movimiento general en el mundo occidental hacia los extremos, hacia los populismos, cuando curiosamente lo que más necesita el mundo ahora es todo lo contrario, necesitamos políticos con mesura, paciencia y honestidad. Esta crisis ha hecho mucho daño a muchos niveles y aquí estamos, votando a Trump. Jodido, ¿no? Es complicado hacer un análisis político cuando te encuentras con estos resultados.
CH: Stella está estudiando Arte, ¿qué consejos le estás dando?
A.B: En realidad está estudiando literatura española y ha sido una elección absolutamente suya pero es algo que me gusta mucho porque yo quiero que mantenga sus eslabones con el país que la vio nacer y porque lleva sangre española en sus venas. Comenzó estudiando en Nueva York pero no se sintió con fuerzas como para estar allí sola y me pidió volver a Los Angeles, así que está estudiando en la Universidad del sur de California. Ahora me llama de vez en cuando, y me pide consejos sobre lectura e historias. Les han puesto a leer el Quijote a todos naturalmente. Es una chica muy responsable que nunca me ha generado problemas. He tenido una suerte increíble, es una chica muy mesurada, así que en ese sentido me siento muy seguro de que no va a hacer tonterías.
CH: La hemos visto con novio ¿cómo es Antonio Banderas como suegro?
A.B: Yo soy muy bueno, soy muy comprensivo y los chavales que han sido novietes de Stella, me han gustado. Ahora tiene un novio que me gusta mucho y me parece un buen chaval y muy estudioso. Lo que yo quiero es que la quiera y la proteja, y veo que el tipo lo hace.
CH: ¿Si algún día te dijera que quiere ser actriz?
A.B: Le diría que adelante. Dakota sí que lo tenía claro desde el principio, y eso lo sabían sus padres. Siempre le gustó y además es buena. Stella es mucho más reflexiva que Dakota, más introvertida, y se ha dado cuenta de todo lo que hay detrás de los flashes y de la cámara y ella lo ha puesto en una balanza y no quiere vivir todo el día en un hotel, viajando todo el día de un lado a otro. Ella es mucho más casera, le gusta más la estabilidad y la vida de un actor no es estable.
CH: ¿Cómo te planteas el poder sacar tiempo para compartir más cosas con tu hija o con la gente que te rodea?
A.B: Hay que ser consciente de la edad que tiene mi hija y yo me recuerdo a mí mismo con esa edad y lo que quería era estar con mis amigos. Mis padres estaban ahí para ofrecerme seguridad y si necesitaba algo les llamaba y eran un apoyo. La comunicación es diaria con ella y lo importante es que ella sepa que está en mi cabeza y en mi corazón. La cercanía es más bonita porque cuando la tengo, la puedo abrazar, besar, podemos ir a pasear, salir a cenar... Ahora me la quiero llevar a Londres porque todavía no conoce la casa.