Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La poeta Ángeles Mora asegura que con cada libro quiere "conquistar" un "nombre propio de verdad"

"Hay un cierto temor a leer poesía cuando es más fácil que leer prosa", asegura
La poeta Ángeles Mora, Premio Nacional de Poesía 2016 por su obra 'Ficciones para una autobiografía', ha asegurado este miércoles en Santander que "siempre" ha querido, al escribir un libro, "construir un 'yo' no sólo poético, sino también dar identidad, que tu nombre signifique algo para ti, que no sea sólo un nombre que te han dado, sino que tenga un nombre propio de verdad que uno ha ido conquistando".
Así lo ha dicho en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de su participación esta tarde en el ciclo 'Veladas poéticas' en el Palacio de la Magdalena de Santander, como parte de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en un acto que considera "interesante" por encontrase con los lectores en persona para "facilitar" su lectura. En este caso, leerá poemas de su último libro, 'Ficciones para una autobiografía'.
Preguntada por la identidad que tiene en la actualidad, ha asegurado que "ahora mismo" está en "un impasse, no sé por dónde voy a seguir después, supongo que seguiré profundizando en lo mismo, pero no lo sé". "Quiero dejar un tiempo y no sé lo que voy a escribir ahora. Me han pasado cosas importantes en mi vida y necesito reflexionar después de estos meses de promoción del libro", ha manifestado.
También ha asegurado que "le gusta escribir un libro que tenga unidad, no sólo temática, sino de visión del mundo en ese momento" y que "cada libro ha ido enriqueciendo mi manera de ver el mundo y también mi propia mirada poética".
En este sentido, ha destacado que cada libro "responder una idea diferente, a una preocupación del momento" y ha dividido su obra en dos momentos: antes y después de la publicación de su poemario 'Contradicciones, pájaros' (Visor, 2001), que fue "una ruptura" de su manera de ver el mundo.
Además, ha reconocido que es una "escritora lenta" porque necesita "cambiar de registro, olvidar la idea de un libro" al iniciar el siguiente, al tiempo que ha señalado que "siempre" ha querido "escribir desde la cotidianeidad para poder intentar cambiar" la realidad.
Del mismo modo, ha recalcado que "un poeta escribe para un lector" y que a pesar de que "el primer lector es uno mismo, luego necesita lectores, necesita saber que su obra está siendo recibida y la opinión de los que la leen es muy constructiva para un poeta".
LAS MUJERES "SEGUIMOS ESTANDO EN UN SEGUNDO PLANO"
Preguntada por el papel y la relevancia de la mujer en el panorama poético actual, ha lamentado que "las mujeres siempre hemos estado al margen en la poesía", consideradas "sólo como poetisas", es decir, "que era una línea aparte de la gran poesía y tenían que tocar determinados temas que se consideraban femeninos".
"Hoy eso no es así, la mujer hoy escribe de todo. De todas maneras, estamos en minoría en la recepción de la obra. A lo mejor no a la hora de publicar, yo creo que las mujeres ahora publicamos prácticamente con la misma facilidad o dificultad que los hombres, pero seguimos todavía estando en un segundo plano".
Sin embargo, valora que esta situación "está cambiando, sobre todo en los jóvenes, que están entrando de otra manera en el mundo de la poesía, se consideran más y se respetan más unos a otros". "No hay tanta diferencia como hubo en otro tiempo", valora, al tiempo que ha defendido que "no hay poetas y poetisas, hay poetas mujeres y poetas hombres".
"EL POEMA NO ES UNA CONFESIÓN, ES UNA MANERA DE PENSAR"
La escritora, que publicó en 1982 su primer libro, 'Pensando que el camino era recto', también ha defendido que la poesía y la literatura deben "recoger lo que pasa" en el mundo y "por supuesto, tiene que ser crítica", al tiempo que ha defendido que "el poema no es una confesión, no es una manera de desahogar tus sentimientos".
"El poema construye una verdad, que es una propia verdad. Y esa es una reflexión, el poema es una manera de pensar. Yo creo que la poesía servirá para pensar en lo que está pensando y siempre se diferenciará del autor, tiene una vida aparte. Hay una diferencia entre lo que uno es y lo que uno escribe, por supuesto", ha manifestado Mora.
Por otro lado, cuestionada por la situación actual de la poesía en comparación con otros géneros literarios como la prosa, reconoce que "parece que la poesía es una cosa que va dirigida a lectores especiales". "No tendría que ser así, pasa como con la música clásica, cuando se conoce, se entiende. No cuesta tanto trabajo entender la poesía, pero hay un cierto temor a leer poesía cuando leer poesía es más fácil que leer prosa", valora.
POETAS JÓVENES "QUE ESTÁN DÁNDOLE VISIBILIDAD A LA POESÍA"
Mora también opina que la poesía está teniendo "bastante promoción" en la actualidad, entre otros motivos, por la difusión a través de las redes sociales con "poetas que son como trovadores y tienen cantidad de seguidores" y la existencia de editoriales independientes, al tiempo que ha comentado que "hay mucha gente joven que escribe".
De esta forma, en relación con la poesía transmitida a través de redes sociales, ha incidido que en la última Feria del Libro de Madrid 2017 había "chicos y chicas muy jóvenes" haciendo cola para comprar libros de "autores jóvenes que "a lo mejor todavía no están, en realidad, formados como poetas, pero que se promocionan mucho y están dándole visibilidad a la poesía".
En este sentido, se pregunta "si este fenómeno puede favorecer a la poesía a lo largo del tiempo". Sobre estos poetas considera que "tal vez" su poesía "es un desahogo" y no "una poesía muy bien construida, pero es un fenómeno a analizar".