Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro Colomer relata la batalla 'desconocida' del ejército español en Irak: "Reina la idea de que fueron unos cobardes"

El periodista y escritor Álvaro Colomer relata en 'Aunque caminen por el valle de la muerte' (Literatura Random House) uno de los episodios más desconocidos del ejército español durante la guerra de Irak, una batalla contra el autoproclamado Ejército del Mahdi, del que los compañeros de armas españoles --el ejército estadounidense y el panameño-- salieron con "la idea de que fueron unos cobardes".
"Es cierto que reina esa idea y así lo reflejo en el libro, pero hay que recordar que se trata de una interpretación suya que no se puede atribuir a la verdad. Por ejemplo, en un momento del combate los soldados españoles no dispararon porque no funcionaban las armas, y no por cobardía como se creyó", ha explicado en una entrevista con Europa Press el autor.
Tras una actuación militar del ejército estadounidense en Najaf con los ánimos caldeados por la ocupación militar, milicias iraquíes deciden asaltar el cuartel donde se encuentra la Brigada Plus Ultra II junto a otros destacamentos. Los soldados estadounidenses y panameños, ayudados por mercenarios de la empresa Blackwater, contuvieron el ataque mientras observaban con perplejidad la pasividad española.
En el prólogo, Colomer recuerda que este suceso ocurrió en transferencia de poderes entre el gobierno entrante del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y el saliente del 'popular' José María Aznar. "Así pues, la actuación de los soldados españoles solo puede ser entendida asumiendo la situación de desgobierno que se vivía en el seno del ejército español", matiza el escritor.
Más de 200 entrevistas durante varios años a los protagonistas de este capítulo militar han llevado a Colomer a novelar unos hechos ocurridos el 4 de abril de 2004 y que acabaron silenciados por varios motivos, desde el deseo del Ministerio de Defensa de dejar correr esta noticia en plenas protestas en España por la Guerra de Irak como el de la actualidad informativa, focalizada esos días en la persecución de los autores materiales.
EL SILENCIO DEL MINISTERIO DE DEFENSA
El periodista ha lamentado que "el único sitio" en el que se ha encontrado con problemas para llevar a cabo las entrevistas haya sido en España. En un primer intento, Colomer se puso en contacto con el Ministerio de Defensa para lograr testimonios del ataque al campamento español, pero a diferencia de los otros ejércitos, no le facilitaron el acceso a soldados.
"Cuando recabo todos los testimonios y no tengo el de los españoles, vuelvo a hablar con ellos porque quedaban fatal. Me dieron entonces entrevistas controladas por oficiales bastante absurdas, pero por otra parte me sirvió para conocer soldados y lograr otras entrevistas secretas para el ministerio", ha señalado.
UNA GUERRA DE VIDEOJUEGO
Por las páginas de 'Aunque caminen por el valle de la muerte' (título tomado de un salmo) hay mucha violencia y crueldad, en especial el relato de la masacre a milicianos iraquíes. "Muchos de los entrevistados me hablaban de que era como un 'tiro al pato', corrían al cuartel a cuerpo descubierto, era casi una estupidez", ha afirmado.
Colomer habla de una "guerra del siglo XXI, que parece un videojuego", gracias en especial a las armas "impresionantes" que permiten matar enemigos a distancia. En la novela se hablan de vídeos --todavía disponibles en YouTube-- en los que salen mercenarios de Blackwater en esa batalla, riendo mientras disparaban.
"La guerra es una cosa para gente joven, que se ven con una escopeta en la mano y parece que disfrutan, no hay ese miedo cerval que ves en las novelas de la I Guerra Mundial, por ejemplo. Pero por más tecnología que haya, el trauma para ellos cuando acabe la guerra será el mismo: todos caen en picado porque el peso de matar tiene consecuencias", ha asegurado.
EL DESCONOCIMIENTO DE LA GUERRA
Para Colomer, esta novela recuerda que, por mucha oposición que se presentase en las manifestaciones a la guerra en Irak, la gente terminó "desentendiéndose" del conflicto. "A los pocos días estaba todo atenuado, la gente --que no entiende bien ni lo que es Irak ni Afganistán-- mostró indiferencia y una actitud de 'como no me interesa, no me entero'", ha lamentado.
Preguntado sobre si se ha aprendido algo de este episodio, considera que nada cambiará. "No hemos aprendido absolutamente nada, salvo que el Ministerio de Defensa ya sabe que puede no explicarnos las cosas porque, no nos olemos nuestra propia mierda", ha concluido.