Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agustina Guerrero viaja a los orígenes de una Volátil "más cruda" en su nueva novela ilustrada

La autora deja el humor y presenta a una protagonista más solitaria y oscura
La ilustradora argentina Agustina Guerrero ha regresado a los orígenes de su personaje La Volátil, más cruda, en su nueva novela ilustrada 'Érase una vez La Volátil' (Lumen), una historia diferente que "sale de la viñeta y del chiste", ha dicho la autora en una entrevista de Europa Press.
Después de presentarse al público con 'Diario de una Volátil' (Lumen, 2014) y ahondar en su personaje en fase de embarazo 'La Volátil, mamma mia!' (Lumen, 2015), Guerrero ha querido regresar a los orígenes de su heroína con esta nueva entrega, que supone un cambio de tono con el que quería escucharse a sí misma: "Quizás me equivoque, pero siempre puedo volver a lo otro".
Pese a que muchos lectores le pedían una entrega sobre los avatares de la maternidad como progresión lógica de su anterior álbum, ella no sentía la necesidad de hacer pública su intimidad, sino que sobre todo quería hacer lo que le apeteciera, y ha arrojado una Volátil "más oscura, cruda y solitaria".
En la novela, la Volátil --tras dejar una relación tóxica-- se traslada desde Vilanova i la Geltrú hasta Barcelona, ciudad que para ella simboliza su felicidad y oportunidad profesional: "Me dio la posibilidad de trabajar de lo que me gusta y de sentirme cómoda, como en casa", de modo que también la ciudad es una protagonista de sus páginas.
La autora sentía "que era el momento de probar otro campo", lo que se sumó a que mucha gente se interesaba por el nacimiento de este personaje, así que Guerrero lo sintetizó en esta novela.
Para ella, esta historia le ha permitido trazar un reencuentro personal consigo misma y revivir lo bien que se sintió: "Fue una etapa tan bonita después de una etapa tan oscura, que quería plasmarlo y contarlo y dar a conocer que nada ha sido fácil".
De hecho, quería exponer a sus seguidores que tuvo "un camino embarrado" y al llegar a Barcelona tuvo que trabajar en una tienda cuatro años dibujando sin beneficios y que, para llegar adonde está, ha sido constante y ha hecho un proceso de prueba y error.
'PASAR POR SATURNO'
"También es una novela sobre los miedos y cómo enfrentarse a ellos", ha confesado la autora, que plasma en sus páginas su propia historia tras una ruptura sentimental, con la que considera que cualquiera puede identificarse, un momento muy íntimo al que la astrología llama 'pasar por Saturno', ha explicado.
Ha descrito este momento como un trance de profundos cambios vitales y en los que la persona "se siente mal y antisocial", episodio que es necesario en la vida porque, aunque es doloroso, luego fortalece a la persona.
Con todo, estas páginas son también su evolución personal: "Veo los primeros libros y sólo veo fallos", ha lamentado la ilustradora que, sin embargo, ahora ve a una Volátil más persona, más cómoda, más humana y que habla más con el cuerpo gracias a que su mano también ha ido creciendo y aprendiendo.
En esta progresión técnica, también ha incorporado un uso más razonado del color en el que éste está aplicado con más sentido narrativo y no simplemente como ornamento, de manera que "todo toma más sentido", ha celebrado.