Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los controladores y AENA continuarán negociando este jueves en un clima de "buenas sensaciones"

"La negociación se ha retomado con normalidad de manera constructiva por las dos partes", ha asegurado el secretario de Comunicación de USCA, César A. Cabo, a los medios de comunicación concentrados a las puertas del hotel madrileño donde se está reuniendo la mesa negociadora formada por seis representantes de AENA y diez controladores.
Cabo ha destacado las "buenas sensaciones" del encuentro y ha explicado que hasta ahora ambas partes han discutido sobre temas laborales y profesionales pero no de salarios. "Ahora hay que dejar trabajar a la mesa", ha apuntado.
Por su parte, fuentes de AENA han confirmado que el encuentro, en el que se están tratando los 12 puntos reivindicativos planteados por los controladores y se está desarrollando con "absoluta normalidad", todavía no ha terminado, por lo que es previsible que continúe este jueves.
Acuerdos claves
De las doce propuestas llevadas a la mesa por USCA, ya se han alcanzado prácticamente acuerdos en seis puntos relativos a la situación de los controladores mayores de 57 años y en temas de formación pero los principales escollos, claves para poder cerrar el conflicto, siguen siendo la retribución y las jornadas.
No obstante, AENA mantiene su propuesta de una jornada de 1.670 horas y un suelo medio de 200.000 euros al año para los controladores operativos, por entender que está dentro de los estándares europeos.
Por su parte, USCA reclama las 1.350 horas a partir de 2013 y dice estar dispuesto a negociar sobre las 1.500 horas, pero el ente advierte que trabajar menos horas y cobrar lo mismo "no es posible".
El ministro de Fomento, José Blanco, que ha valorado como positiva la renuncia a la huelga en agosto pese a no ser definitiva, ha confiado en que el acuerdo pueda se pueda sustanciar en los "próximos días" y que la "buena voluntad" y las "buenas palabras" de los controladores se traduzcan en "hechos concretos" y no en huelgas de celo.