Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El general condenado por el Yak-42 no ira a la cárcel por padecer una "enfermedad incurable"

El general Navarro no ira a la cárcel por padecer una "enfermedad incurable"CNN+/Cuatro
La Audiencia Nacional ha suspendido la ejecución de la sentencia que condenó al general de Sanidad Vicente Navarro a tres años de cárcel por falsear las identificaciones de 30 de los 62 militares muertos en el accidente del Yak-42 en Turquía, ya que tiene una "enfermedad incurable", por lo que no irá a la cárcel.
La sala de lo penal de este tribunal basa su decisión en el artículo 80.4 del Código Penal, que establece que "los jueces y tribunales sentenciadores podrán otorgar la suspensión de cualquier pena impuesta sin sujeción a requisito alguno en el caso de que el penado esté aquejado de una enfermedad muy grave con padecimientos incurables".
El auto señala además que el general Navarro, que pasó a la situación de reserva en 2004 -un año después del accidente- y ahora está retirado, ha abonado la indemnización de 300.000 euros (10.000 euros para cada uno de los 30 militares fallecidos) a la que fue condenado, así como la multa de 1.800 euros que le fue impuesta junto con la pena de cárcel.
Los otros dos condenados, el comandante José Ramírez y el capitán Miguel Sáez, han solicitado también al tribunal que suspenda la ejecución de la sentencia que les condenó a 18 meses de cárcel y a una multa de 900 euros en virtud del citado artículo 80 del Código Penal, que dispone también que los tribunales "podrán dejar en suspenso" la ejecución de las penas privativas de libertad no superiores a dos años de cárcel, atendiendo a la peligrosidad del sujeto y a la existencia de antecedentes penales.
Decisión sobre sus subordinados
No obstante, aún no se han pronunciado en relación con la situación del comandante José Ramírez y del capitán Miguel Sáez, que fueron condenados a un año y medio de cárcel y para los que el fiscal tampoco solicitó el ingreso en prisión al carecer de antecedentes penales.
La defensa del general Navarro, que cumplió la semana pasada 69 años, dirigió un escrito al tribunal para que le suspendiera la ejecución de su condena después de que el pasado 17 de marzo adquiriera firmeza, al ser confirmada en todos sus extremos por el Tribunal Supremo, que constató "lo aleatorio" de las identificaciones.
En este mismo sentido se manifestó el abogado del comandante José Ramírez y del capitán Miguel Sáez, que alegó que las condenas impuestas a sus defendidos son inferiores a dos años de cárcel y que ninguno de los dos tiene antecedentes, por lo que no debería ejecutarse su ingreso en prisión.
Las familias piden justicia
Por su parte, el presidente de la Asociación de Familias Víctimas del Accidente Yak-42, Miguel Angel Sencianes, ha afirmado que el general Vicente Navarro es "un delincuente" y ha exigido, de nuevo, apoyo para aquellos militares que "dan la vida" por su país.
Los familiares de los 62 militares fallecidos en el accidente han celebrado un emotivo acto en Zaragoza, para recordar a sus seres queridos "desde la paz y no desde el rencor", aunque han lamentado que siete años después ningún político haya pagado por ello.