Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La decepción de los investigadores tras encontrar una criatura marina con dos cabezas

La decepción de los investigadores tras encontrar una criatura marina con dos cabezasMuseo Historia Natural de Rotterdam

Los investigadores del Museo Natural de Historia de Rotterdam no se pueden creer la oportunidad que han perdido. Unos pescadores encontraron una criatura con dos cabezas, enviaron fotografías al Museo y los científicos vieron una gran oportunidad de investigación. Sin embargo, el temor de los pescadores a estar haciendo algo ilegal acabó con su alegría.

Los pescadores hallaron dos marsopas recién nacidas y unidas por el cuerpo. Un fascinante hallazgo que despertó el interés de la comunidad científica. “Sabía que se trataba de un hallazgo en un millón”, explica Erwin Kompanje, investigador del citado museo.
El Museo de Rotterdam reveló las fotografías realizadas en una localidad portuaria de Hook, en Holanda, y realizaron un primer informe publicado en la web. Kompaje explica que, a lo largo de sus 20 años estudiando criaturas marinas, ha conocido muy pocos registros de hallazgos similares. De hecho, tan solo se conocían nueve hasta el momento.
Kompanje señala que los casos de gemelos en estas especies son casi imposibles porque las hembras no tienen espacio suficiente para que ambos puedan desarrollarse en su interior. La mayoría de los descubiertos han sido fetos sin desarrollar, de ahí la importancia de este primer caso en el que los animales habían nacido hacía pocas horas, estaban completamente formados y posiblemente habían nacido vivos.
Sin embargo, cuando el Museo Natural de Historia de Rotterdam pudo hablar con el jefe de los pescadores para acordar un encuentro, todo se derrumbó. Los pescadores "pensaron que era ilegal recogerlo. Tomaron cuatro fotografías y lo devolvieron al mar. De vuelta al olvido. Para un estudioso de los cetáceos, es un verdadero horror", informa decepcionado el investigador.