Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La celebración por la Liga termina con una "batalla campal"

Es incomprensible por qué la gente pasa de la alegría a la violencia. Anoche, un total de 104 personas fueron detenidas y 119 resultaron heridas, ninguna de gravedad, en una "batalla campal" desatada en el centro de la Ciudad Condal durante la celebración del título de Liga del FC Barcelona, según han informado los Mossos d'Esquadra.
La celebración del título liguero, en la que han participado más de 40.000 personas, transcurrió sin incidentes destacables hasta que, a medianoche, algunos de los congregados empezaron a subirse a un andamio de un edificio situado en el número 142 de la Rambla, ante la Fuente de Canaletas, y rompieron trozos de una lona que empezaron a quemar.
Simultáneamente, otros de los asistentes comenzaron a dañar mobiliario urbano y a lanzar objetos a los policías, como piedras y botellas de vidrio, por lo que los agentes de los Mossos y de la Guardia Urbana intervenieron, originándose unos enfrentamientos que se han saldado con 104 personas detenidas, acusadas de desórdenes públicos y atentado a los agentes de la autoridad.
Más incidentes tras la quema de la lona

La rotura de la lona del edificio de la Rambla y la quema de algunos trozos hizo necesaria la actuación de los Bomberos de Barcelona ante el riesgo de incendio y para garantizar la seguridad de las personas.
Los agentes de la Brigada Móvil de los Mossos avisaron por megafonía a los congregados para que desalojaran la zona con el fin de permitir el acceso de los bomberos, pero ante la continua actitud violenta de los mismos decidieron intervenir.
Fruto de la actuación policial, los asistentes se dispersaron por los aledaños de la Plaza Cataluña, continuando causando daños en el mobiliario urbano y coches estacionados, y quemando contenedores, por lo que se procedió a la detención de "los principales alborotadores", según la nota policial. Los Mossos detuvieron a 81 personas, mientras la Guardia Urbana arrestó a otras 23 personas.