Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos de los cadáveres de las cooperantes de Perú estaban intercambiados

Fuentes cercanas a la investigación han confirmado este domingo que las dudas existentes sobre las identificaciones de los cuerpos llegaron cuando la hermana de la madrileña, Lidia Monjas Sierra, no pudo reconocer el cuerpo.
Además, cinco familiares de la valenciana, María José Duch, también tuvieron "dudas razonables" sobre la identificación cuando el cuerpo llegó desde el aeropuerto de Madrid hasta Xàtiva (Valencia), llegando incluso a interponer una denuncia ante el juzgado de Guardia de la localidad.
Así, solicitaron una investigación para poder reconocer de forma efectiva e inequívoca y con la mayor celeridad los restos de la valenciana, a la par que recibían la llamada de la familia de Monjas, comunicándoles que "creían que los restos que allí se encontraban no se correspondían con los de su familiar".
Por ello, la Policía Científica se ha desplazado hasta las instalaciones del tanatorio de Alcorcón, donde tomaron los datos y las huellas dactilares al cuerpo, confirmando horas más tarde que, efectivamente, los restos habían sido intercambiados.

Los cadáveres de las cuatro cooperantes españolas que murieron el pasado martes en un accidente de tráfico en Perú llegaron a España a primera hora de la tarde de este sábado en un vuelo procedente de Lima.
El avión en el que viajaban los cadáveres de Soraya Macías, vecina de Gomecello (Salamanca); Lorena Guerrero, residente en Roquetas del Mar (Almería); Lidia Monjas, vecina de Alcorcón (Madrid); y María José Such, vecina de Xátiva (Valencia), aterrizó en el aeropuerto de Madrid-Barajas poco después de las 14.00 horas.
Voluntarias para una ONG
Las fallecidas colaboraban como voluntarias para una ONG local, la Asociación Señor de Huanca. El accidente ocurrió cuando varios voluntarios se dirigían a Cuzco "a buscar material" en un vehículo que se salió de la carretera y se precipitó por un barranco.
Como consecuencia del siniestro, las cuatro mujeres fallecieron y otras seis personas, cinco cooperantes españoles y el conductor del vehículo, resultaron heridas.