Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En busca del turista chino

Este templo ya no es el único que les interesa. No es el único señalado en sus mapas. Parada obligatoria en otro templo, el de las compras. Los chinos son, desde hace tiempo, sus mejores clientes. Gastan una media de 300 euros por persona y buscan productos de lujo. Les gusta que les dediquen tiempo, por eso en las tiendas, les preparan té y obsequios. El idioma es una barrera, así que en las tiendas aprenden conceptos básicos y hasta contratan personal chino. Para que el idioma no sea un problema cuando toque abrir la cartera.