Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El caos aéreo causa pérdidas millonarias a las aerolíneas y al turismo

El vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, ha indicado en una rueda de prensa que el sector del turismo pierde cada día 42 millones de euros, debido al bloqueo del espacio aéreo provocado por la nube volcánica, lo que "trastocará a la baja" los resultados de las empresas turísticas en el segundo trimestre de 2010.
Exceltur prevé, tras un inicio de 2010 que ha dado señales de leve mejoría en la afluencia de turistas, un nuevo decrecimiento del PIB turístico en España del 0,9 por ciento en el ejercicio.
Por su parte, el director general y consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisigniani, ha señalado que la crisis ha impactado al 29 por ciento del sector de la aviación global y a 1,2 millones de pasajeros diarios. "La escala de la crisis ha eclipsado la del 11-S, cuando el espacio aéreo estadounidense se cerró durante tres días", apuntó Bisigniani.
No obstante, la IATA también ha encontrado algunos ahorros de costes derivados de la permanencia en tierra de las aeronaves, como un recorte de la factura por combustible de 110 millones de dólares (81,8 millones de euros) diarios con respecto al gasto habitual, aunque estos recortes se han visto contrarrestados por el coste de la atención a los pasajeros afectados por las cancelaciones.
"Para una industria que perdió 9.400 millones de dólares (7.000 millones de euros) el pasado año y que está previsto que pierda 2.800 millones de dólares (2.084 millones de euros) en 2010 esta crisis es devastadora", ha lamentado Bisigniani, quien ha destacado que el impacto está siendo más duro para las compañías que tienen una más difícil situación financiera. La IATA calcula que las compañías aéreas europeas perderán en el presente ejercicio 2.200 millones de dólares (1.637 millones de euros).
Bisigniani ha indicado que se deben tomar medidas para mitigar el impacto de la crisis en el balance de las aerolíneas y puso como ejemplo a los aeropuertos de Londres-Heathrow y el aeródromo de Dubai, que han recortado las tarifas de parking y no han cargado importes por los vuelos de reposicionamiento, una tendencia que "otros aeropuertos deberían seguir".
Los gobiernos deben ayudar al sector
No obstante, Bisigniani ha indicado que el mayor papel lo tienen ahora los Gobiernos, a quienes ha sugerido tres medidas de aplicación inmediata para apoyar a las aerolíneas, la primera de ellas la relajación de la normativa de slots aeroportuarios para mayor flexibilidad del aterrizajes y despegues. También ha recomendado que se relajen las restricciones de vuelos nocturnos para que las aerolíneas puedan transportar cuanto antes a los pasajeros afectados por las cancelaciones y se ha afirmado que ya que la crisis está totalmente fuera del control de las aerolíneas por su naturaleza, las aseguradoras actuarán en consecuencia.
"No obstante, la normativa sobre los derechos de los pasajeros no tienen esto en consideración y las aerolíneas son aún responsables de pagar hoteles, alimentación y teléfono", ha recordado Bisigniani, quien lamentó que estas regulaciones no tengan en cuenta nunca estas situaciones extraordinarias.
"Esta crisis no es el resultado de una mala gestión de negocios, es una situación extraordinaria exagerada por un pobre proceso de toma de decisiones por parte de los Gobiernos nacionales", señaló el responsable, que ha establecido que el Gobierno debe ayudar a las compañías a recuperar los costes de la crisis.
"El caos y las pérdidas económicas generadas durante la pasada semana suponen una clara llamada a los líderes políticos europeos de que el acuerdo de 'Cielo único europeo' es crítico y urgente", señaló Bisigniani, quien también ha lamentado que la categorización del espacio aéreo en zonas por niveles de riesgo establecida por Eurocontrol no se esté aplicando de manera uniforme en todos los estados, aunque constituya "un paso en la buena dirección".