Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los activistas agredidos en el Sahara creen vergonzosa la actuación del Gobierno español

Exteriores da por cerrado el incidente con Marruecos por las detenciones de activistasReuters
Los activistas han realizado estas declaraciones tras presentar ante la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife una denuncia contra sus agresores.
En una rueda de prensa, tres de los activistas e integrantes de SaharAcciones, Sonia Díaz, Yauci Marrero y Silvia Mesa, han explicado que el Gobierno español "debe asumir la responsabilidad que le toca" e investigar las lesiones que sufrieron por parte de la policía marroquí; sin embargo, hicieron hincapié en que no tienen "ninguna esperanza" al respecto y tan sólo en que la presión internacional de los ciudadanos "logre cambiar la situación del Sáhara".
Silvia Mesa ha precisado: "No tenemos ninguna esperanza respecto al Gobierno español pero sí tenemos la esperanza y confiamos en todos los ciudadanos libres en que la presión internacional logre cambiar el rumbo del Sáhara junto con la presión del pueblo saharaui, que son los que están combatiendo allí de forma pacífica día y noche".
En este sentido, ha argumentado que si confiaran y pudieran delegar las responsabilidades en las organizaciones internacionales no hubieran ido. "Está a la vista que han pasado 35 años y no se ha resuelto la situación, por lo tanto, nosotros decidimos ir al Sáhara a hacer un acto simbólico".
Documento con los partes de lesiones para el juzgado
Igualmente, han preparado un documento en el que incluyen los partes de lesiones que ha sido presentado ante la Subdelegación del Gobierno y en el que denuncian las agresiones físicas, el cual será remitido al Ministerio Fiscal y a los juzgados de instrucción.
SaharAcciones ha incidido también en que la atención que le ha prestado el Gobierno de España a raíz de las agresiones ha sido "totalmente ambigua". En este sentido, han relatado que intentaron en "numerosas ocasiones" ponerse en contacto con consulados y embajadas, hasta que el domingo a las 12.00 horas lograron contactar con el subdirector general de Política Exterior para Oriente Próximo, Alberto Ucelay, que les dijo que el administrador de la Casa de España en Marruecos, Mariano Collado, tenía "todas las delegaciones de la Embajada española".
El Gobierno da por zanjada la polémica
Entre tanto, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Juan Pablo De la Iglesia ha recordado que Marruecos ya ofreció el lunes las explicaciones reclamadas por el Ejecutivo español. "Creemos que con ello se ha superado esta situación", ha revelado tras asegurar que la llamada a consultas del embajador en el país alauí "no es una medida que se contemple".
Para el secretario de Estado, "lo que está fuera de toda duda" en la polémica es que los activistas españoles participaron en una manifestación ilegal "en la que se produjeron altercados" en los que algunos de ellos resultaron heridos.
"Lo que sí sabemos es que lo primero que hizo la policía marroquí fue acompañar a los dos más afectados a un hospital a tener atención de urgencia antes de que prestaran declaración en comisaría (ha defendido). Todo parece indicar que en la manifestación hubo una reacción por parte de grupos que no eran partidarios de lo que los activistas estaban defendiendo".
Por ello, preguntado si no cree que fueran policías de Marruecos quienes les causaron las lesiones, ha sostenido que el Gobierno no posee "ningún elemento que permita avalar esas opiniones de los activistas".
"Continuo hostigamiento" del PP
El secretario de Estado también ha rechazado las críticas de falta de contundencia esgrimidas por el PP y las ha enmarcado en el "continuo hostigamiento" de los 'populares' a todas las políticas del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.
Según ha sostenido, España mantiene con Marruecos una relación "estratégica" que debe continuar. Para mantener estas buenas relaciones, el Ejecutivo descarta aplicar "el puñetazo encima de la mesa" y apuesta por "el diálogo".