Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La acampada de Madrid se va y los indignados de Barcelona y Valencia se quedan

El movimiento de protesta que permanece acampado en la Puerta de Sol tras la manifestación del pasado 15 de mayo convocada por 'Democracia Real Ya' ultima sus últimas horas en el kilómetro cero después de cuatro semanas instalado con tiendas de campaña en la céntrica plaza madrileña. En Barcelona, las comisiones han decidido quedarse y mantener la acampada y no irse y dejar las infraestructuras como se creía en un primer momento. Los tres indignados detenidos ayer en Palma por haberse encaramado al balcón del Ayuntamiento han quedado en libertad provisional.
Los indignados de Sol recogen toda la infraestructura para dejar la plaza tal y como la encontraron cuando comenzaron las acampadas hace ya un mes. Bajo el lema 'No nos vamos nos expandimos' recogen a estas horas palés, lonas y desmontan el campamento. Desde megafonía insisten en que no se pierdan los documentos recogidos; Firmas, quejas, propuestas...
Además algunos de los productos que se han ido acumulando como medicinas, serán entregadas a una ONG para que los lleven a un hospital de Senegal.
Mientras unos levantan el campamento otros se ponen en marcha hacia la plaza de Neptuno donde se reunirán para ir desde allí a protestar ante las puertas del Congreso de los Diputados donde están convocada una manifestación para la una y media del medio día.
En Barcelona en cambio, las comisiones han decidido mantener el campamento por unanimidad según ha informado la cadena Ser. En un principio se había decidido abandonar el lugar pero manteniendo las infraestructuras. Sin embargo, la falta de entendimiento llevado a que cada uno haga lo que considere. Parece ser que en Barcelona ha habido enfrentamientos entre los indignados y algunos grupos okupas y miembros antisistema. Valencia también ha decidido permanecer acampada.
Desalojo entendido como transformación
El fin de la acampada no es entendido como el fin de las protestas, sino como una "transformación" de la reivindicación ciudadana, por lo que la supervivencia de la acampada no tiene que estar necesariamente vinculada a la continuidad de los grupos de trabajo formados para la recogida y elaboración de propuestas.
Asimismo, el movimiento de los barrios volverá a reunirse hoy en Sol. Será a las 19 horas, y para no coincidir con esta cita, los acampados han decidido comenzar su desalojo a las 12 horas, que han bautizado como 'fiesta de la reconstrucción'.
Dejan el libertad a los tres detenidos en Palma
El titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Palma ha decretado libertad provisional para los tres 'indignados' que fueron detenidos este sábado tras haberse encaramado por unos andamios y haber subido hasta el balcón del Ayuntamiento de la capital balear.
Estas tres personas, a quienes se les imputaba un delito de desobediencia y resistencia a la autoridad, pasaron la noche en los calabozos de la Policía Local de San Fernando.
Condenan las actuaciones policiales de ayer frente a los consistorios
Los acampados de Sol han condenado las "actuaciones policiales", a su juicio, "violentas" llevadas a cabo ayer en las diferentes localidades españolas con motivo de las concentraciones pacíficas convocadas desde el movimiento 15M ante las sedes de los consistorios españoles.
"Estamos convencidos de que en el Estado de Derecho que garantiza nuestra Constitución, así como en cualquier sistema democrático, son intolerables las actuaciones policiales como las de este sábado, donde la policía ha amenazado y agredido a las personas que estaban ejerciendo su derecho a manifestarse", han alegado.
Los comerciantes de Sol se alegran de que se desmantele el campamento
Los comerciantes de la zona de Sol han mostrado este domingo su "alegría" por que los 'indignados' hayan empezado a desmantelar al mediodía el campamento ubicado desde hace semanas en el 'kilómetro cero' y esperan poder empezar a desarrollar su trabajo de nuevo "libremente".
Inicio y fin de la protesta
El panorama en la Puerta del Sol ha cambiado sustancialmente desde el inicio de la acampada, germen de un modo de protesta extendido a numerosas ciudades españolas y que llegó a cruzar fronteras al expandirse a otros países.
El centenar de 'indignados' que fueron desalojados por la Policía en la madrugada del martes, 17 de mayo, tras decidir continuar por su cuenta la manifestación de protesta convocada por Democracia Real Ya el 15 de mayo, fue apoyado por miles de ciudadanos que se congregaron en Sol.
A partir de ahí, la acampada derivó en un movimiento asambleario organizado en distintas comisiones que se encargaban del funcionamiento del campamento y de la propuesta, y sustentado por los grupos de trabajo abiertos, encargados de la elaboración de propuestas que dieran contenido concreto a la protesta.
Con el 19-J en el horizonte
Las sucesivas movilizaciones y encuentros asamblearios marcarán la continuidad y el futuro de la protesta. Aparte de la posible presencia de acampados más allá del domingo, las asambleas de los barrios y pueblos asumirán el protagonismo que deja Sol.
En el horizonte, una nueva cita tratará de canalizar las protestas en otra acción ciudadana masiva: la manifestación del próximo 19 de junio. Los convocantes el 15M, Democracia Real Ya, anuncian la manifestación en su web.
Esta marcha se plantea de un modo distinto a la que inició todo, ya que desde asambleas de barrio se han convocado diferentes marchas que se dirigirán hacia el centro de Madrid para encontrarse en el Congreso de los Diputados.