Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zelaya no regresará a Honduras tras recibir amenazas de muerte

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, junto a la mandataria chilena, Michelle Bachalet, tras su reunión en SantiagoReuters
El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, ha descartado, por el momento, la idea de regresar a su país ya que supondría un peligro por las amenazas de muerte que asegura haber recibido.
Zelaya, expulsado del poder en un golpe militar el pasado 28 de junio, ha advertido que "Mi presencia sería (peligrosa por) una amenaza que me han hecho ellos a mí de eliminarme, de asesinarme en territorio nacional", después de reunirse en Santiago con la mandataria chilena, Michelle Bachelet.
El presidente depuesto se encuentra inmerso en una gira regional para lograr apoyos a su causa y defender su regreso a Tegucigalpa. En este sentido, Zelaya ha vuelto a dirigir su mirada a Washington y ha admitido que, "en manos de Estados Unidos están gran parte de las soluciones a este zarpazo a la democracia", puesto que el 70 por ciento de la economía hondureña depende del país norteamericano, según ha informado el diario "La Prensa".
En Tegucigalpa
Mientras, en Tegucigalpa, el Gobierno 'de facto' arremete contra el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza. La delegación americana tenía previsto llegar a la capital el pasado martes, pero el Ejecutivo hondureño aplazó el domingo la visita ante su negativa a que Insulza formara parte de la delegación.
El presidente de hecho de Honduras, Roberto Micheletti, ha afirmado que el secretario general de la OEA "no es bienvenido". "Ya enviamos una carta a ese organismo y a él personalmente, (diciendo) que no queremos que venga", ha confesado Micheletti.
El Gobierno considera que Insulza fue parcial en el informe que presentó ante la Asamblea General de la OEA y que sirvió de base para suspender, el 4 de julio, a Honduras en la organización por no reinstalar en la presidencia a Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio por los militares.
Además, Tegucigalpa considera que la "suspensión de la visita de la OEA "evitó poner en riesgo la seguridad de los cancilleres" que la integran. El Ministerio de Exteriores hondureño hace referencia así a las protestas de miles de simpatizantes de Zelaya, este martes y miércoles, que finalizaron con decenas de lesionados y detenidos, y con el incendio de un autobús y un restaurante de comida rápida, entre otros daños materiales.