Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero vinculará el gasto del Estado al crecimiento de España

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, analiza este sábado con las 44 principales empresas españolas y las patronales CEOE y Anfac las reformas previstas para cumplir el Pacto del euro, entre las que destaca un plan para hacer aflorar la economía sumergida.
Además del jefe del Gobierno, participan el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado.
Las nuevas medidas económicas

España selló este viernes en Bruselas su compromiso con el Pacto del euro para la sostenibilidad de las finanzas públicas al presentar ante el Consejo Europeo un plan que conlleva reformas para controlar por ley el gasto del Estado, vinculándolo al crecimiento del PIB, y para hacer aflorar empleos sumergidos en el plazo de año y medio.
El plan está integrado por ocho medidas en materia de competitividad, empleo, sostenibilidad de las finanzas públicas y estabilidad financiera.
Zapatero avanzó que, desde junio hasta diciembre de 2012, habrá "incentivos" para hacer aflorar los empleos sumergidos, pero no apuntó más detalles para esperar al diálogo con sindicatos y empresarios.
El pacto del euro fue ya abordado por Zapatero y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, que acudieron a La Moncloa el pasado miércoles.
Los dos responsables sindicales transmitieron a Zapatero que en su opinión este plan generará más paro y aumentará las desigualdades con los estados miembros, además de suponer una "injerencia muy clara" en las políticas nacionales, ya que trata a los pueblos y las sociedades de forma "muy rígida y uniforme", cuando son distintas.
Reunión con las principales empresas
El Gobierno conocerá la opinión de los responsables de las 44 principales empresas españolas, entre las que se encuentran las dos que faltaron a la anterior cita: Mercadona y Cepsa.
Esta vez sí acuden tanto el presidente de la cadena de supermercados, Juan Roig, como el de la segunda petrolera española, Santiago Bergareche.
Las cinco compañías que el Gobierno ha añadido a la lista son Amadeus Global Travel, ArcelorMittal, Acerinox, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) y Enagas.
Del sector bancario, han sido llamados los responsables de seis entidades financieras -Banco Santander, BBVA, Banco Popular, Banco Sabadell, Caja Madrid y La Caixa-, de las principales empresas energéticas -Endesa, Gas Natural-Unión Fenosa, Iberdrola, Repsol-YPF, Gamesa y Abengoa- y de la construcción -Acciona, ACS-Dragados, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr-Vallehermoso-.
También Telefónica, Indra, Hispasat, la patronal de los fabricantes de automóviles ANFAC, El Corte Inglés, Grupo Mondragón, Inditex, Iberia, Globalia, Aguas de Barcelona, Grupo Planeta, Abertis, Técnicas Reunidas, Ebro Foods, Telecinco, Grifols, Mapfre, Sol Meliá y Hoteles Riu.
Se ha citado también al nuevo presidente de CEOE, Juan Rosell, a diferencia de lo que ocurrió con su antecesor, Gerardo Díaz-Ferrán, que estaba a la espera de la celebración de las elecciones en la patronal.
Los compromisos de la UE
Los líderes de la UE se han comprometido a aprobar, antes de junio, la reforma del fondo de rescate temporal, en vigor hasta 2013, de manera que pueda prestar hasta los 440.000 millones de euros comprometidos durante su creación.
España deberá aportar el 11,9 por ciento del total de 700.000 millones de capital suscrito del fondo, lo que según los cálculos es 83.328 millones de euros -9.523 millones como capital desembolsado y otros 73.804 millones como capital movilizable y garantías-.
Dentro del paquete de medidas se encuentra, asimismo, el Pacto por el Euro exigido por Alemania, al que se unieron varios países de fuera del euro: Dinamarca, Polonia, Bulgaria, Rumanía, Lituania y Letonia.
Fuentes diplomáticas explicaron que la presentación de compromisos concretos por parte de los países, dentro de este Pacto por el Euro, se efectuará este viernes, ya que la agenda del día se retrasó por una prolongada discusión sobre la situación de Portugal.
"Todas estas medidas son clave para el futuro", aseguró el presidente del Consejo Europeo, en la rueda de prensa que ofreció al término de la primera jornada de cumbre.
"Algunas personas temen que este trabajo sea un desmantelamiento del bienestar social y la protección social. Para nada. Como he dicho en el almuerzo, es para salvarlo. Lo que estamos haciendo es garantizar que nuestras economías sean lo suficientemente competitivas para crear empleos y sostener los niveles de vida de nuestros ciudadanos", añadió Van Rompuy.