Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero reitera la "solidez, la solvencia y la confianza" de la deuda española

Al término de la Cumbre del G-20 en Seúl, el líder del Ejecutivo ha asegurado que no ha tenido que defender la solvencia de la deuda española en la cumbre porque "nadie" le ha preguntado al respecto, y ha destacado que el mecanismo de prevención que puso en marcha la UE ante posibles crisis de deuda soberana en cualquier país europeo debe dar confianza a los mercados.
Preguntado expresamente por la posibilidad del rescate de Irlanda, cuyo diferencial con el bono alemán se ha acercado a los 700 puntos, Zapatero ha recordado el mecanismo de rescate de la UE y ha dicho que corresponde a Irlanda, a las instituciones comunitarias y, en su caso, al FMI, decidir si se aplica.
En este sentido, ha rechazado que hayan sido los mercados los que han provocado la crisis en Irlanda y han recordado que el país tiene un déficit del 30% del PIB y una situación "grave" en su sistema financiero.
"Si aprobamos un mecanismo de respuesta a una posible crisis es porque esa hipótesis no podía descartarse; lo peor que le podría pasar a los mercados es que un país llegase a tener problemas de pago y no contar con un mecanismo de respuesta a esta situación. El mecanismo es un factor de estabilidad, de tranquilidad", ha subrayado.
Sobre la propuesta realizada por Alemania de crear un mecanismo de rescate permanente a partir de 2013, en el que los acreedores privados asuman una quita de su deuda antes de llevar a cabo el rescate de un país, Zapatero ha afirmado que España no está de acuerdo con esta propuesta y, por ello, ha asegurado que será "difícil" que prospere.
"Es verdad que (la creación de ese sistema) es una de las interpretaciones que han tenido lugar. La tensión de los mercados tiene que ver en parte con el debate que suscita la posible afectación (del sector privado) de una situación de crisis de un país y el posible rescate de su deuda soberana desde la reestructuración", ha asegurado Zapatero, quien ha precisado que este cambio, de producirse, no entraría en vigor hasta 2013.
En cualquier caso, se ha mostrado en desacuerdo con esta propuesta y ha añadido que hay un mandato del Consejo Europeo para que la UE evalúe la posibilidad de que la deuda privada tenga "algún papel" a la hora de afrontar el posible rescate de la deuda soberana de algún país. "En ese proceso de consulta, España va a posicionarse en contra de esta hipótesis", ha reiterado.
La guerra de divisas
En cuanto al debate que ha suscitado en el G-20 la llamada 'guerra de divisas', el jefe del Ejecutivo ha indicado que se ha producido un "compromiso incipiente" respecto a la idea de ampliar la cooperación en materia de política monetaria, y ha admitido que, de momento, no pasa de ser únicamente un compromiso.
En este sentido, se ha mostrado convencido de que las cumbres del G-20 de 2011, y bajo presidencia francesa, abordarán este asunto, donde ha indicado que los intereses contrapuestos son "muy notables".
"En mi opinión ha sido incipiente el debate; para lograr una cooperación efectiva vamos a necesitar más tiempo. Algunos países deberían hacer esfuerzos en una dirección y otros en la dirección contraria para lograr un equilibrio mayor en el conjunto del sistema monetario", ha reiterado Zapatero, tras indicar que algunos países no deberían tener la "tentación proteccionista" de competir con sus monedas "ciertamente infravaloradas".
Así, ha dicho que si algún día se pretende alcanzar la cooperación en política monetaria es preciso que los gobiernos sean ahora "prudentes" a la hora de acusar a tal o cual país de su política cambiaria, porque todos los estados "en un algún momento han buscado una posición de ventaja en el corto plazo".
En materia de empleo, Zapatero ha indicado que los problemas de paro han sido objeto de análisis en casi todos los debates de la Cumbre del G-20 y, en este sentido, ha apuntado que para España es muy importante que se culmine la Cumbre de Doha, dado que un aumento del 10% de las exportaciones españolas supone un incremento del 1,5% del empleo. "Cada 1.000 euros que exportemos más, crearemos 7.500 puestos de trabajo en España", ha subrayado.