Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero: "España ha aguantado bien la crisis"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que el sistema financiero español ha "aguantado bien la crisis". Además, ha dicho que España ha sido la "excepción", ya que ningún banco ha quebrado durante la recesión. Sin embargo, ha asegurado que antes del verano habrá una "reestructuración importante" de las cajas de ahorro para "adaptarse al nuevo tamaño de la economía".
Durante su intervención en el panel 'Repensando la zona euro' del encuentro anual del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), Zapatero ha indicado en que gracias a una supervisión y regulación prudencial, el sistema financiero español ha "aguantado bien". Por ello, ha declarado que le parece "un poco chocante" que se hable de él desde determinados ámbitos de opinión "viendo lo que ha ocurrido en otros países".
Así, ha puesto en valor la capacidad de resistencia y la buena gestión que ha desarrollado el Banco de España con el apoyo del Banco Central Europeo, que es una institución que ofrece al país "credibilidad, solvencia y seguridad".
En este sentido, ha defendido que España es de los pocos países desarrollados con cierto tamaño de sus economías en el que el mapa bancario "no ha cambiado nada desde hace diez años".
La situación de la economía española, criticada en Davos
Asimismo, Zapatero ha subrayado que España tiene "una trayectoria seria y cumplidora" y respetará el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, reduciendo el déficit para que alcance el 3 por ciento en 2013.
Por otra parte, ha defendido que las condiciones financieras del país cuando comenzó la crisis eran "razonables", con superávit y una deuda veinte puntos por debajo de la media europea, así como que dedica al pago de la deuda el 5 por ciento de los ingresos, frente al 6 por ciento de otros países europeos.
Sin embargo, la imagen de la economía española se deteriora de cara al exterior. Así, los datos de paro rozan el 20 por ciento y se trata de una economía en contracción mientras que la mayoría de países desarrollados ya crece. Este panorama dispara el riesgo de que aumente nuestra deuda.