Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Villa ya es culé

Villa no ha sido sólo el gol en el Valencia sino que desde su primera temporada se convirtió en el gran ídolo de la afición valencianista debido a su carácter ganador, su entrega, lucha y compromiso con la entidad a la que tras su rendimiento deportivo deja un último legado de 40 millones de euros.
Villa ha sido el sinónimo de gol tanto en el Valencia como en la selección española, donde en los últimos cinco años se ha erigido ya como el segundo goleador de la historia de La Roja, y se encuentra a tan sólo ocho goles de alcanzar al madridista Raúl González, además de proclamarse mejor anotador de la pasada Eurocopa. Sin embargo la efectividad del futbolista asturiano es muy superior a la del madridista, ya que ha marcado 36 goles en 55 partidos; mientras que Raúl anotó 44 en 102 partidos.
El goleador, que llegó al Valencia procedente del Zaragoza en la campaña 05-06, previo pago de una cláusula de rescisión de 12 millones de euros, ha disputado con el club de Mestalla un total de 225 partidos oficiales en los que ha marcado 129 goles, una media superior al cincuenta por ciento. Con estos registros, Villa ha acabado sus cinco campañas como valencianista como el máximo goleador del equipo; mientras que en la Liga ha sido el futbolista española más realizador en las dos últimas temporadas.
Debido a ello, todos los veranos el futbolista se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de la rumorología de fichajes. Su nombre ha estado asociado a la práctica totalidad de los grandes clubes europeos, aunque finalmente ha sido el Barcelona el que se ha llevado el gato al agua. Especialmente intenso fue el pasado verano, cuando el Real Madrid llegó incluso a filtrar en su entorno que el fichaje estaba realizado y más tarde fue el Barcelona el que intentó sin éxito su contratación hasta el final, pero el entonces nuevo presidente valencianista Manuel Llorente cerró todas las puertas.
Llorente apostó por mantener a Villa, junto a su otra estrella David Silva, para comandar el equipo rumbo a la Liga de Campeones, competición que aseguraba unos importantes ingresos en la maltrecha economía del Valencia, salvo que llegara una oferta "escandalosamente escandalosa". Tras desvincularse el pasado mes de mayo de su representante Jose Luis Tamargo, el futbolista dejó su futuro en manos del presidente del Valencia, que es quien ha llevado en persona las negociaciones con el Barcelona.
Una vez conseguido el objetivo de disputar la máxima competición continental al club valenciano no le ha quedado otro remedio que tratar de sacar rendimiento económico a su mayor activo en la plantilla. Desde el club se ha entendido que al futbolista ya se le ha sacado un óptimo rendimiento deportivo en estas últimas cinco temporadas y que a sus 28 años es el momento de sacarle un óptimo rendimiento económico.
Aunque no ha trascendido de forma oficial todas las cantidades en las que ha quedado fijado el traspaso, el acuerdo se ha cerrado por 40 millones más una variable que podría estar en torno a los tres millones de euros por objetivos.