Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos se prepara para la llegada del vertido de crudo a la costa

En Mobile, Alabama, el capitán de los Guardacostas, Steve Poulin, ha informado de que las autoridades están preparándose para "el impacto en la costa", añadiendo que es imposible predecir exactamente dónde se producirá la llegada del vertido. Al menos 500.000 diques de contención hinchables han sido distribuidos a lo largo de la costa de Mississippi, Alaba y Panhandle (Florida), ha indicado Poulin.
El gobernador de Lousiana, Bobby Jindal, cuyo estado aún se recupera de los estragos causados por el huracán 'Katrina' en 2005, alertó de que la mancha negra "amenaza los recursos naturales del estado" y añadió que en las próximas horas podría alcanzar la reserva natural de Pass-a-Loutre, conformada por un laberinto de canales fluviales, pantanos y bancos de arena, y situada en la desembocadura del delta del Mississippi. Además, Jindal ha declarado el estado de emergencia en el estado y ha solicitado fondos al Departamento de Defensa para desplegar a un total de 6.000 militares para que colaboren en las tareas de limpieza en la costa.
Incendio controlado
La enorme mancha se produjo la semana pasada, tras el hundimiento el pasado día 22 de abril de una torre de extracción de petróleo propiedad de la petrolera británica BP y que estaba siendo gestionada por Deepwater Horizon. El pozo sigue teniendo una fuga que emite el equivalente a 5.000 barriles de crudo diarios, una cantidad cinco veces superior a lo estimado inicialmente, lo que ha aumentado el temor a graves daños sobre la fauna pesquera, los refugios de las especies animales y las playas de Lousiana, Mississippi, Alabama y Florida.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado que su Gobierno destinará "todos los recursos disponibles" (entre ellos el Ejército) para contener la fuga procedente del pozo, pero ha señalado a BP como la responsable "en última instancia" de los costes de la limpieza del vertido. La Armada norteamericana está proporcionando lanchas inflables y sistemas de limpieza a los Guardacostas. Decenas de barcos y aparatos aéreos están siendo utilizados para acometer la mayor operación de limpieza de un vertido contaminante, pero BP ha reconocido que se están registrando serios problemas para controlar la fuga procedente del pozo, situado a 1.525 metros de profundidad bajo el nivel del mar.
Después de que los robots submarinos fracasasen en su intento de activar una válvula para detener la fuga, BP y los Guardacostas decidieron provocar el miércoles un "incendio controlado" para prevenir que la mancha siguiese aumentando de tamaño.