Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos considera que aún es "pronto" para una respuesta militar ante el ataque de Pyongyang

"Corea del Norte tiene un modo de hacer las cosas que es provocativo. Ha sido un acto particularmente intolerable", ha dicho el portavoz de la Casa Blanca Bill Burton. Por su parte, el Pentágono ha descartado que esté estudiando alguna acción contra Corea del Norte en respuesta a su ataque con artillería.
"Aún es demasiado pronto. Esto ha sucedido hace varias horas, así que yo no diría que estamos pensando en algo en particular en este punto", ha afirmado el portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, el coronel Dave Lapan, que ha aclarado que el Pentágono está "todavía" evaluando la situación y conversando con sus aliados.
Por su parte, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, además de condenar, ha pedido que los autores de este ataque asuman su "enorme responsabilidad". "Creo que lo que ha sucedido es condenable y los que iniciaron el ataque a la isla de Corea del Sur deben asumir su enorme responsabilidad", declaró Lavrov.
"Tienen que cesar inmediatamente todos los ataques", añadió en Minsk, donde se encuentra de visita oficial. "Estamos ante un peligro colosal que debemos evitar", advirtió.
China muestra sus reservas
China, país que al igual que Estados Unidos y Rusia forma parte de las conversaciones a seis sobre el programa nuclear norcoreano, se ha mostrado más cauta. Un portavoz del Ministerio de Exteriores, Hong Lei, ha expresado la "preocupación" de Pekín por lo sucedido, si bien ha subrayado que "la situación real tiene que confirmarse".
"Esperamos que las partes actúen con vistas a la paz y la estabilidad en la península de Corea", añadió.
Condena generalizada
La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, ha condenado con firmeza el bombardeo. Al menos han muerto dos soldados y un número aún por determinar de heridos. Por su parte, Ashton ha exigido a Pyongyang contención, y ha pedido a las autoridades norcoreanas a abstenerse de toda acción que pueda contribuir a una escalada de las hostilidades y a respetar plenamente el acuerdo de armisticio.
Del mismo modo, Japón condena enérgicamente el ataque, y lo considera imperdonable. Por su parte, la ONU ha pedido moderación a ambos países.
Desde el fin de la Guerra civil de Corea (1950-1953) con un armisticio que estableció la península en dos países, este ha sido uno de los incidentes más graves entre los ejércitos de los dos países.