Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UNESCO declara Patrimonio de la Humanidad la Torre de Hércules

Torre HérculesCNN+/Cuatro
El Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO, integrado por 21 países y reunido en Sevilla en su XXXIII cónclave, ha aprobado este sábado por unanimidad declarar la Torre de Hércules de La Coruña como Patrimonio de la Humanidad. Lo han hecho apreciando para tal decisión el papel del monumento como testimonio "único" y "excepcional" de los faros de la antigüedad clásica y su figura como legado del "conjunto arquitectónico" que conformaban la red romana de faros diseminada por las costas.
Así, ha prosperado la primera de las dos candidaturas que España había elevado a esta XXXIII reunión del Comité de Patrimonio Mundial. La candidatura de la Torre de Hércules, monumento de origen romano enclavado a orillas del Océano Atlántico, estaba defendida por la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de a Coruña, representados por el Ministerio de Cultura en dicho cónclave.
La Torre de Hércules es un faro de origen romano, construido sobre un promontorio rocoso bañado por el Océano Atlántico. La construcción original está protegida por un recubrimiento del siglo XVIII para cuya realización se emplearon ejemplares técnicas de restauración. Es el único faro de la antigüedad cuyo uso se ha mantenido hasta la actualidad.
Testimonio único y valor arquitectónico
En el caso de la Torre de Hércules, los criterios por los que se ha presentado son su papel como testimonio "único o al menos excepcional sobre una tradición cultural o una civilización viva o desaparecida", algo cumplido al tratarse del único ejemplo conservado de faro de la antigüedad que, a pesar del tiempo transcurrido desde su construcción, sigue cumpliendo en el siglo XXI su función como señal marítima.
Para ser incluidos en la Lista de Patrimonio Mundial, los bienes deben tener un valor universal y cumplir por lo menos, con uno de los criterios de selección indicados en las Directrices Prácticas sobre la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial.