Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro coloca 3.500 millones de bonos a tres años a un coste menor que en la anterior subasta

El Tesoro ha logrado su objetivo al adjudicar 3.500 millones de euros en bonos a tres años con un coste menor que en la última subasta, ya que la rentabilidad para los inversores se ha quedado en el 2,306%, frente al 3,394% de finales de junio, según datos del mercado.
En la subasta los inversores han solicitado 6.625 millones, es decir más de 3.000 millones que la cantidad adjudicada.
En la anterior puja de bonos a tres años, que tuvo lugar el pasado 10 de junio, se saldó con la colocación de 3.903,21 millones de euros con un interés marginal del 3,394%, la mayor rentabilidad desde octubre de 2008.
No obstante, hay que tener en cuenta que en aquella ocasión fue la primera subasta celebrada desde que la agencia de medición de riesgos Fitch rebajara la calificación de la deuda española, mientras que ahora la subasta llega después de la publicación de las pruebas de solvencia a la banca.
3 bajadas seguidas de intereses
Desde que en octubre de 2008 la rentabilidad de estos bonos a tres años alcanzara el 3,41%, el Tesoro había ido reduciendo de forma constante mes a mes el interés que aplicaba a este tipo de deuda hasta que llegó 2010, año en el que el coste de las subastas fue incrementándose poco a poco.
Era la muestra de que a España le costaba cada vez más (casi el doble que a Alemania) colocar su deuda en los mercados, es decir debía ofrecer un interés mayor para atraer el ahorro de los inversores.
Este encarecimiento de la deuda, tanto de bonos, letras u otros productos, era el reflejo de la desconfianza de los mercados con España y provocó las dudas de los inversores ante la capacidad del Estado para hacer frente a los compromisos con sus acreedores.
Pero el punto de inflexión en las emisiones de deuda se produjo ya en la segunda quincena de julio, en concreto, el martes 20, en los días previos a la publicación de los denominados "estrés test", cuando el Tesoro emitió letras a 12 y 18 meses y por primera vez en meses lo hizo a un coste menor.