Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión entre sindicatos en Vigo

CCOOcuatro.com
Tres cócteles molotov han sido arrojados en la noche del martes contra las sedes de los sindicatos UGT Y CCOO en O Porriño (Pontevedra). Sólo han causado desperfectos en la fachada exterior del edificio y en los cristales de las ventanas de seguridad.
Los dos sindicatos afectados, que tienen sus sedes en el mismo edificio, han vinculado estos hechos con la huelga convocada este miércoles en el sector naval de la comarca de Vigo.
"Esto es un acto terrorista puro y duro que coincide con una jornada de huelga convocada por la CIG (Confederación Intersindical Gallega), sobre la que tanto CCOO como UGT nos posicionamos en contra", ha asegurado el secretario comarcal de este último sindicato, Antonio Juste.
Juste cree que estos "no son tiempos ni hay motivos para esta convocatoria de huelga" y asegura que "con la que está cayendo tenemos que reducir la conflictividad y la constante crispación".
Ha negado que las empresas estén contratando mano de obra barata, tal como denuncia la CIG, lo que, a su juicio, "es totalmente falso", aunque ha reconocido que en el sector hay un buen número de trabajadores extranjeros.
José Cameselle, secretario comarcal de CCOO, ha señalado que este es el tercer ataque que sufre el sindicato en mes y medio. El primero se produjo en la sede de Navia, contra la que lanzaron cócteles molotov y posteriormente aparecieron pintadas y cristales rotos en la misma.
"Evidentemente, este ataque tiene mucho que ver con la posición de la huelga convocada en Vigo. Entendemos que nuestra posición no guste y están tratando de atemorizarnos", ha afirmado.
"Rechazamos este tipo de ataques y provocaciones. Cuando no hay argumentos sindicales lo que se hace es calentar, mirar al enemigo desde la acera de enfrente y orientar posiblemente hacia unas organizaciones sindicales que en estos momentos están desarrollando su actividad sindical para que los trabajadores sufran la crisis lo menos posible", ha afirmado.
Los cócteles molotov rompieron los vidrios de las ventanas pero no causaron daños en el interior, sólo en la fachada exterior.
En el mismo edificio se encuentra también una oficina de la CIG, a la que se accede desde otro portal.
La policía judicial ha abierto una investigación para identificar a los responsables de estos atentados contra las dos sedes sindicales.