Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El improvisado plantón de un grupo de taxistas al machismo que aplaude la Red

Taxi madrileñoReuters

Un individuo llega a una parada de taxi en Madrid. En sus calles, en plena ola de calor, la temperatura ronda los 40º. Aún así, éste se niega a subirse al primer coche al estar conducido por una mujer. Tras tomar esta decisión, se acerca al resto de la fila de taxistas. Sin embargo, éstos, viendo lo que ha ocurrido deciden cerrarle la puerta de sus vehículos. Finalmente, el hombre entre amenazas acaba yéndose, caminando, a 40º de temperatura.

El machismo, aunque sumergido, sigue viviendo en lo más profundo de la sociedad española. Además de los numerosos crímenes domésticos, día a día ocurren gestos que hacen replantearse si, aún en pleno siglo XXI, la mentalidad de algunos hombres sigue perteneciendo al pleistoceno. El último ejemplo lo ha recogido Daniel Díaz, popular escritor y taxista madrileño en su cuenta de Twitter.
La historia comienza el pasado miércoles en una parada de taxis de la capital: "Ayer un tipo se negó a subir en el primer taxi de mi parada porque la taxista era mujer". Yo era el segundo, y me negué a llevarle", escribe en la red social. Una publicación realizada a primera hora del día y que ya cuenta con más de siete mil retweets y un sinfín de felicitaciones.
A los pocos minutos, Díaz comparte el segundo capítulo del incidente en el que se introducen nuevos protagonistas, los compañeros de profesión: "Los demás taxistas de la parada se negaron también". Además, acaba con un consejo para saber tratar a este tipo de personas: "Hay que acorralar a esa gente. Hay que intentar que, al menos, se sientan incómodos".
El desenlace del encuentro poco amistoso entre taxistas e intento de pasajero, por no decir de ciudadano, también lo acaba desvelando en Twitter: "El tipo amenazó con llamar a la policía por negarnos a prestarle servicio. "Llama, por favor", le dijimos. Al final se fue andando. Con 40°".
El comprometido gesto por la igualdad de género ha llamado la atención de algunas personalidades, como la del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. "A veces, en el mundo, pasan cosas bonitas", escribía en sus perfiles de redes sociales.