Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TC turco ilegaliza el partido kurdo por sus vinculaciones con los terroristas del PKK

El líder del DTPReuters
El Tribunal Constitucional de Turquía ha acordado ilegalizar al pro kurdo Partido de la Sociedad Democrática (DTP), por considerar que existen vínculos entre esta formación y el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
La prohibición de este partido, que dispone de 21 escaños en la Gran Asamblea Nacional Turca, llega en pleno aumento de la tensión entre el Estado turco y el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha roto el clima de acercamiento propiciado por Ankara para poner fin al conflicto kurdo.
La ilegalización del DTP se ha producido tras una acusación de la Fiscalía por entender que esta formación es "un foco de acciones contra la unidad del país". El alto tribunal considera que existen vínculos entre el partido DTP y el ilegal PKK, una organización considerada terrorista por la Unión Europa y por Estados Unidos, y que desde 1984 se enfrenta a las autoridades de Ankara para lograr una autonomía de los 12 millones de kurdos que viven en Turquía.
El ejemplo de Batasuna
Según la emisora NTV, el presidente del Tribunal, Hasim Kilic, ha afirmado que se ha tenido en cuenta la decisión sobre la ilegalización del partido vasco Batasuna, acusado de pertenecer al entorno de la organización terrorista ETA, para decretar la clausura de la formación pro kurda. "No se le puede dar libertad de organización a un partido que se mezcla con el terrorismo", ha declarado Kilic.
El Constitucional también ha decidido prohibir a 37 miembros del partido DTP, entre ellos su presidente, Ahmet Türk, y una diputada, participar en la actividad política durante cinco años, para impedir así su integración en otras fuerzas políticas. Además, se ha ordenado que todas las cuentas bancarias del partido sean intervenidas.