Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo anula la condena al asesino y violador de dos mujeres policías en Barcelona

Tribunal SupremoCNN+
El Tribunal Supremo ha anulado la sentencia contra Pedro Jiménez, condenado a 83 años de cárcel por la Audiencia de Barcelona. Fue condenado por el asesinato y violación de dos mujeres policía en prácticas en L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. Ahora el Supremo ha decidido que debe ser un jurado popular quien se encargue de juzgar el caso.
La decisión del TS deja sin efecto la prisión provisional de Pedro Jiménez, aunque éste continuará en la cárcel por condenas anteriores por delitos de robo con violación. La Audiencia de Barcelona espera ahora que el Supremo le comunique hasta dónde se retrotrae el caso. Y es que puede volver a parar al juzgado de L'Hospitalet de Llobregat puesto que los crímenes se cometieron en el barrio de Bellvitge de esa localidad.
Dos crímenes en Bellvitge
Las jóvenes, Aurora R.G. y Silvia N.G., ambas de León, fueron asesinadas a puñaladas el 6 de octubre de 2004 y una de ellas violada por Pedro Jiménez en el piso que compartían ambas en el barrio de Bellvitge de L'Hospitalet, que tras el crimen fue incendiado por el acusado. Todo esto ocurrió mientras Jiménez gozaba de un permiso penitenciario, ya que era un interno de Can Brians, condenado en ocho ocasiones por delitos sexuales y robo.
La Audiencia de Barcelonacondenó el 5 de septiembre de 2008 a Pedro Jiménez a 83 años de prisión por dos delitos de asesinato, agresión sexual, violación de domicilio, robo con violencia, incendio y profanación de cadáver.
El último día del juicio, el condenado reiteró su inocencia y denunció que las pruebas que le incriminan directamente fueron manipuladas, aunque no sabe por parte de quién. El acusado, en su declaración, defendió que un hombre llamado Mustafá D. le envió pocas horas antes de los hechos a casa de las dos policías a buscar un sobre con sustancias estupefacientes, y apuntó a ese hombre y a otro supuesto narcotraficante como autores del doble crimen.