Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo desestima la primera demanda contra una tabaquera presentada en España

TabacoReuters
El Supremo ha desestimado la primera demanda presentada en España contra la antes tabacalera Altadis. Fue interpuesta por la familia de Carlos Carramiñana, fallecido por un cáncer de pulmón. El Supremo ha considerado que no hay responsabilidad civil al no haber relación entre el fumador y la tabaquera.
Las esperanzas puestas por el abogado de la familia Gustavo Cirac eran que la Audiencia Provincial de Barcelona reconociese una relación entre Altadis y el fallecido, que consumía tres cajetillas de tabaco diarias. Pero Altadis recurrió también esta cuestión y el Supremo le ha dado la razón.
Antecedentes
En 1998, África Pulgar, viuda de Carlos Carramiñana, y los hijos presentaron la que fue la primera demanda interpuesta en España a una tabacalera. Era un momento en el que las grandes multinacionales americanas reconocieron que fumar provoca cáncer y que la nicotina es adictiva.
En esta primera demanda, la familia del fallecido pedía 90.000 euros por daños y perjuicios psicológicos y morales y 60.000 de indemnización. El Supremo en este caso la desestima por considerar que el tabaco es una sustancia legal y que desde la década de los años 60 se advierte de que fumar puede ser perjudicial para la salud.
Así se resuelve la primera sentencia contra una tabaquera. Pero no es la única, el Supremo ha tenido que hacer frente a la última sentencia. Ésta fue presentada por un enfermo de cáncer de laringe que concluía quitándole responsabilidades a la administración del Estado.