Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo cuatro de las grandes ciudades españolas podrán endeudarse en 2011

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, ha reconocido que ayuntamientos como el de Madrid o el de Valencia no van a poder acogerse a la modificación del real decreto de medidas de contención del déficit por el que se permite a los consistorios, con un nivel de endeudamiento de menos del 75 por ciento, pedir créditos en el 2011, dado que estas dos capitales superan este porcentaje.
A su juicio, el 75 por ciento de endeudamiento es el "mínimo" y sirve para "empezar a negociar" por lo que, según ha asegurado, se va a seguir "peleando" para "elevar" esta cifra y permitir un mayor nivel de endeudamiento.
No obstante, cualquier crédito que pidan los entes locales el próximo año deberán destinarse únicamente a inversiones y no a gasto corriente, para lo cual, gran parte de la cuantía vendrá de los 13.000 millones de euros de los Fondos de Inversión Local de 2009 y 2010, los conocidos como Plan E.
"El endeudamiento nos va a permitir poder seguir realizando políticas sociales que tienen que ver con la infancia, la juventud, la mujer o las personas mayores", ha apostillado el presidente de la FEMP para condenar que las Comunidades Autónomas miren "para otro lado" cuando este tipo de políticas afectan a las entidades locales.
Salgado lo anunciaba en el Congreso
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, ha anunciado que los ayuntamientos que se encuentren en una situación financiera más saneada, bien porque estén endeudados en menor cuantía o porque les corresponda una amortización, podrán endeudarse el próximo año.
En el Pleno del Congreso, Salgado ha hecho este anuncio al responder a una interpelación de la diputada del Grupo Mixto Nafarroa Bai Uxue Barkos, sobre las previsiones del Gobierno sobre la reducción de déficit que se derivará de la prohibición de contratar créditos a los ayuntamientos. Por tanto, se trata de la enésima rectificación del Gobierno.