Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo un 13% de las españolas sabe en qué consisten los rellenos dérmicos con ácido hialurónico

Sólo 13 por ciento de las españolas sabe en qué consisten los rellenos dérmicos con ácido hialurónico, según de desprende del estudio 'Desterrando Mitos', elaborado por Allergan, con la colaboración de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), con el objetivo de determinar el grado de conocimiento que tienen las mujeres sobre los avances en tratamientos médico estéticos.
"A nivel global es una práctica cada vez más habitual y en España contamos con grandes expertos en los que confiar. De hecho, en España calculamos que este tipo de tratamientos se ha incrementado en un 10 por ciento en 2016, frente al año anterior", ha comentado la presidente de la SEME, Petra Vega.
Asimismo, según los resultados aportados en el estudio, el 40 por ciento de las españolas no saben cuál es la diferencia entre la toxina botulínica y los rellenos dérmicos, y a un 41 por ciento le suena pero no sabe exactamente lo que es.
"Esta es una de las grandes labores que debemos aclarar y desmitificar. La toxina botulínica está indicada para tratar y prevenir las arrugas de expresión en patas de gallo y entrecejo, mientras que los rellenos dérmicos con ácido hialurónico ayudan a restablecer el volumen perdido en labios, código de barras, líneas de marioneta, ojeras y tercio superior. La combinación de ambos tratamientos es una de los más utilizadas, comprendiendo el 60 y el 65 por ciento de los tratamientos médico estéticos", ha recalcado Vega.
De hecho, a la gran mayoría (casi un 80%), le gustaría poder tratar suavemente alguna zona del rostro para no parecer cansada, en concreto, la mitad borraría sus arrugas pero manteniendo una expresión natural, y un tercio se trataría las ojeras, especialmente entre los 30 y 45 años.
PATAS DE GALLO, LO QUE MÁS PREOCUPA A PARTIR DE LOS 45 AÑOS
Asimismo, tal y como ha reflejado el trabajo, a partir de los 45 años, las patas de gallo es una de las zonas que más preocupan y sólo una de cada diez querría rejuvenecer 10 años. Entre los aspectos prioritarios a considerar a la hora de realizarse un tratamiento con rellenos dérmicos las españolas lo tienen claro, lo primero es acudir a un buen especialista y, en segundo lugar, verificar el producto.
"En la actualidad cada vez hay más intrusismo y corremos el riesgo de acudir a un centro no cualificado. Para obtener un buen resultado, debemos asegurarnos de que el centro cuenta con la autorización sanitaria de su comunidad (visible en la puerta), que el profesional que nos indica y realiza el tratamiento es médico con formación en medicina estética, así como conocer la marca y etiqueta del producto que se nos inyecta", ha subrayado la experta.
En cuanto al tipo de producto, el especialista en Medicina Estética y director médico del Centro Médico Estético Lajo Plaza en Madrid, Vicente Lajo, ha informado de que no todos los ácidos hialurónicos son "iguales", y ha comentado que la "virtud" de los hialurónicos formulados con tecnología 'Vycross', que combinan moléculas de bajo peso molecular con algunas de alto peso molecular, les confieren unas características de maleabilidad "muy superior a otros hialurónicos.
"Hoy en día la versatilidad de los rellenos dérmicos, permite aplicarlo no sólo para eliminar arrugas, sino para reponer volúmenes perdidos, para reestructurar los contornos faciales y para mejorar la calidad de la piel, todo ello de manera natural, casi indolora y permitiendo reincorporarse a la vida normal de manera inmediata", ha matizado este experto.
Por otra parte, el doctor ha destacado la "perfecta integración" del ácido hialurónico en los tejidos, superior a otros rellenos dérmicos por su capacidad de mejorar la calidad de la piel, al tiempo que ha asegurado que en las capas profundas de la piel el ácido hialurónico no sólo suaviza las arrugas, sino que aporta luminosidad a la piel recuperando la elasticidad perdida con el paso del tiempo.
"No requiere cirugía. El procedimiento es muy sencillo y se realiza en la consulta. Además permite incorporarse a la vida normal de inmediato", ha explicado, para zanjar recordando que en la actualidad, además de la suavidad, su efecto logra resultados a largo plazo de hasta 18 meses.