Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inocente cara de un niño de 4 años al ser testigo de la sobredosis de su madre

Un niño de 4 años siendo testigo de la sobredosis de su madreFacebook

Desde el Ayuntamiento de East Liverpool, Ohio, han querido dar visibilidad al consumo de drogas. Para ello, han difundido unas imágenes de cómo un niño de 4 años estaba presente en un coche mientras un conocido intentaba llevar a su madre al hospital. La historia está corriendo como la pólvora por la Red.

Las drogas son un mal que está expandido por todo el mundo. Aún así, en contadas ocasiones desde los estamentos públicos se difunden las consecuencias de su consumo. Sin embargo, las instituciones de la ciudad de East Liverpool, en Ohio, se han plantado y han querido difundir lo que produce una sobredosis de estupefacientes en las personas. Para ello, han compartido, sin filtro alguno, el último y emotivo caso en las redes sociales.
Todo ocurrió a las tres de la tarde del pasado miércoles, como recoge en el informe policial el agente Kevin Thompson. El oficial, fuera de servicio, conducía su vehículo personal por una de las calles residenciales cuando observó a un Ford Explorer negro moviéndose de "forma errática". A los pocos segundos, tras frenar de golpe varias veces por no chocar con un bus escolar, el coche se detiene el arcén.
Thompson se acerca a su conductor y descubre una dura escena. Al volante se encuentra James Acord, de 47 años y a su lado Rhonda Pasek, de 50, ambos retorciéndose con claros síntomas de haber consumido altas dosis de estupefacientes. Sin embargo, en los asiento de detrás, afortunadamente sin comprender lo que ven sus ojos, sentado en una sillita se encuentra un rubio niño de 4 años, hijo de la copilota.
La inocente cara de un niño de 4 años al ser testigo de la sobredosis de su madre
En el momento del primer encuentro, la mujer ya se encuentra "completamente inconsciente y poniéndose azul". Mientras, instantes antes de desvanecerse, James consigue decirle al agente, entre balbuceos y "palabras inteligibles", que está intentando llevarla al hospital. Rápidamente son llamados las ambulancias, consiguiendo reanimarles.
Las fuerzas de seguridad que inspeccionaron el vehículo encontraron entre las piernas de Rhonda un papel amarillo plegado. En su interior encontraron una pequeña cantidad de una sustancia en polvo de color rosa. Enviada al laboratorio, se descubrió que se trataba de un nuevo tipo de heroína. Un resultado que también dio los análisis a los dos sospechosos. 
James y Rhonda ya se encuentra en la cárcel de Columbiana a la espera de juicio. Se les imputa hasta 6 delitos en los que se encuentra intoxicación pública o atentado contra la vida de un menor. Mientras, el rubio niño de 4 años, hijo de la mujer, se encuentra a cargo de los servicios sociales del Estado.