Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sigue la cuarentena en el Hotel de Hong Kong

Hall del hotel de Hong KongCNN+
Los casos de la nueva gripe A siguen aumentando y el virus avanza a través de las fronteras. Tras los casos de México, EEUU y Europa, ahora ha llegado a Asia. El Gobierno de Pekín ha decidido suspender todos los vuelos con México tras confirmarse dos casos de gripe A. Una mujer de 51 años que a mediados de abril hizo un viaje a México y un turista mexicano que se alojaba en un hotel de Hong Kong. Para los pasajeros chinos que tenían billete para regresar este sábado a Shanghai, Pekín ha dispuesto un vuelo charter de la compañía China Eastern Tilines.
El turista mexicano ha sido el primer detectado en este país asiático y se encuentra ingresado y en observación. El afectado se alojaba en el hotel Metropark de Hong Kong, donde alrededor de 350 personas permanecen aisladas para evitar una posible expansión. Un encierro en el que se encuentran ocho españoles, entre los que hay tres vascos y tres catalanes, según ha informado el cónsul español, Juan Luis Flores. Todos permanecerán aislados hasta el próximo viernes por razones de precaución.
Testimonio de uno de los españoles
CNN+ y Noticias Cuatro hemos podido hablar con uno de los españoles en cuarentena. Javier Boada, que en principio no quería hablar con la prensa, ha querido con su testimonio quitar dramatismo a la situación. Javier Boada ha dicho en exclusiva a CNN+ y Noticias Cuatro que efectivamente se los llevaron al hospital para hacerles un reconocimiento porque tenían "una temperatura de 37,2 grados. Y todo el que pasaba de 37 tenía que ser reconocido". Los resultados han dado negativos pero deben permanecer hasta el viernes por la tarde. Boada también ha aclarado que pueden hablar por teléfono con sus familias cuando quieren y que pasan el día como pueden "entre el hall y las habitaciones".
Boada también nos ha contado que el servicio no les hace la habitación, tan solo les retiran la basura y que solamente les han dado una toalla a cada uno en estos tres días. Tienen comida en abundancia y están todos están bien.
El cónsul de España en Hong Kong también nos ha atendido. Juan Luis Flores ha aclarado que no a todos los españoles les han hecho aún las pruebas pertinentes. Este lunes por la tarde, se reunirán todos los consúles europeos para evaluar la situación.
Medidas para evitar la expansión
Las autoridades sanitarias de Hong Kong ya han decretado la alerta sanitaria y han formado un grupo especial para enfrentar la crisis. Además, El Gobierno de Pekín ha decidido suspender todos los vuelos con México. A lo que México ya ha respondido. La ministra de Asuntos Exteriores mexicana, Patricia Espinosa, ha criticado esas medidas "discriminatorias y carentes de fundamento" y ha instado a los mexicanos a que tampoco viajen a México.
Por este primer contagio, las autoridades han querido hablar con los pasajeros que volaron con el afectado. De los 36 con los que han conseguido contactar, seis ya han dejado el país, mientras que 19 de ellos han contactado voluntariamente con las autoridades para que se les hagan las pruebas pertinentes. Además también se ha pedido a taxistas y tripulación que se presenten. "Los próximos siete días son decisivos y el Gobierno de Hong Kong no se arriesgará y hará lo mejor para prevenir la expansión del virus en la comunidad", han confirmado.
En paralelo a esta situación han vetado la importación de carne de cerdo procedente de México y de tres Estados estadounidenses. Las medidas de seguridad han crecido en este país, en el que han dado instrucciones a los hospitales para que comuniquen de inmediato si aparece algún caso sospechoso. Los aeropuertos están, también, totalmente controlados, las fronteras reforzadas y las granjas porcinas y mataderos con orden de inspección.
Claramente la expansión del virus a los países asiáticas es preocupante, puesto que el tamaño de la población, 1.300 millones de habitantes, y la falta de cobertura sanitaria a los emigrantes internos suponen sendos desafíos.