Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Shakira y Gerard Piqué, románticos peregrinos por Jerusalén

La parejita más seguida en los últimos tiempos ha viajado hasta Tierra Santa por motivos de trabajo de la colombiana. Mientras ella atendía a los fans, el jugador culé prefirió pedir un deseo en el Kotel, el Muro de las Lamentaciones.
Shakira y Piqué están ya de vacaciones, aunque incluso en sus días más relajados, la colombiana ha tenido tiempo para colaborar con su fundación 'Pies Descalzos'.
Tras haber puesto punto y final a su gira europea, Shakira y Piqué disfrutaron de unos días en la mundialmente conocida como 'ciudad del amor'. La Torre Eiffel y los Campos Eliseos han sido testigos de que la relación de la parejita va viento en popa.
Pero no todo es amor por tu pareja y tu familia, la intérprete del 'Waka- waka' ayuda a los desfavorecidos como embajadora de UNICEF y creadora de la Fundación Pies Descalzos. Ese ha sido el motivo por el cual Shakira ha viajado hasta Israel; y nada mejor que ir acompañada de su 'sol'.
Nada más aterrizar, los tortolitos visitaron el Muro de las Lamentaciones agarraditos de la mano, seguidos por un gran séquito de seguridad, ya que la expectación era máxima.
Mientras Shakira firmaba autógrafos y se hacía fotos a diestra y siniestra, su chico se acercó al Kotel, se puso en la cabeza la kipá y seguramente pidió un deseo.
No sabemos si el jovencito deseó que su chica siguiese a su lado, si prefirió pedir suerte para el Barcelona para la próxima temporada o si se decantó por un deseo común: La salud.
Sea como fuere, Shakira y Piqué abandonaron el lugar para seguir con sus quehaceres y conocer de un vistazo la ciudad, ya que, según han apuntado varios medios, la pareja tenía previsto abandonar el país al día siguiente para, posiblemente, volar a un lugar paradisíaco.