Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado francés aprueba la reforma de pensiones

El Senado francés ha dado su visto bueno definitivo al proyecto de reforma de las pensiones presentado por el Gobierno de Nicolas Sarkozy y que ha provocado una importante ola de huelgas y protestas en el país en las últimas semanas.
La Cámara Alta ha refrendado el texto que había consensuado ayer la comisión paritaria integrada por diputados y senadores por 177 votos a favor y 151 en contra. Ahora sólo falta el visto bueno de la Asamblea Nacional, donde el Gobierno tiene mayoría absoluta. Está previsto que los diputados se pronuncien sobre el proyecto de ley presentado por el ministro de Trabajo, Eric Woerth, mañana por la tarde, tras lo cual la reforma quedará completamente refrendada.
No obstante, el Partido Socialista (principal formación en la oposición) ya adelantado que podría recurrir ante el Consejo Constitucional el texto. Según indicó ayer el diputado socialista Laurent Fabius, que considera que esta reforma es un "fracaso total", es "probable" que su partido presente un recurso a los "sabios". El Consejo Constitucional se pronuncia sobre la conformidad de las leyes y de ciertas normas con la Constitución. "Hay muchos aspectos en este texto que son jurídicamente contestables", afirmó Fabius.
Así, si el Consejo Constitucional tuviese que examinar el texto de la reforma de las pensiones, esto retrasaría la promulgación de la ley. Raymond Soubie, asesor en temas sociales del presidente francés, afirmó este domingo que la promulgación debería producirse entorno al próximo 15 de noviembre, después de un posible recurso de la oposición.
La nueva Ley
El proyecto de ley eleva de 60 a 62 años la edad mínima de jubilación y de 65 a 67 la edad a partir de la cual hay que jubilarse para recibir la pensión completa. El texto definitivo ratifica las enmiendas aprobadas por el Senado, incluida la que mantiene en 65 años la edad de jubilación con pensión completa para quienes tienen hijos discapacitados y para quienes tienen tres hijos nacidos antes de 1955 y han interrumpido o reducido su actividad profesional para dedicarse a educar a sus hijos.
Otra enmienda que ha sido ratificada es la que propone que el Comité de Orientación de las Pensiones organice en 2013 una "reflexión nacional" sobre "los objetivos y características de una reforma sistémica de la asunción colectiva del riesgo de la vejez".